Conecta con nosotros
277 vistas -

Vector X

La maldición al pochitoque

Publicada

en

“Nos saló compadre, nos saló, nos echaron mal de ojo, el pochitoque en helicóptero nos saló”, dice don Filemón, fanático de los Olmecas de Tabasco, eliminados hace unos días de los play offs por los Tigres de Quintana Roo.

Sin resignarse, Filemón explica sus razones: “Esto es mal de ojo, mira, después del juego donde la mascota de los Olmecas bajó de un helicóptero de la Marina, el equipo no volvió a dar una. “Los enemigos, compadre, los enemigos de mi Presidente López Obrador, conservadores, fifís, se fueron con todo contra nuestro equipo, contra el pochitoque y hasta contra la bendita tierra de Macuspana”.

Conocedor del juego de pelota, habla de la maldición al pochitoque: “En el cuarto juego, con la serie a su favor dos a uno, los Tigres nos remontaron. Lo peor, compadre, lo peor, es que nuestro pitcher Derrick Loop, siempre confiable en el relevo, regaló la carrera de la diferencia en la parte baja de la octava entrada ¡con un wild pitch! sí con una infame pitcheada como cualquier amateur… una desgracia”.

Entre sorbo y sorbo de cerveza, picado y en la barra, relata su pesar: “Y para que veas que no exagero compadre, en el quinto partido, de vida o muerte, iniciamos lo que parecía un rally. Con dos hombres embasados y sin out, se desató el aguacero”.

-Cuando se reanudó el partido después de una hora -sigue diciendo- Mikel Serrano recibió base por bolas y con la casa llena sin outs solo anotamos una, compadre, sólo una miserable carrera.

-Luego vapulearon a todos los relevistas – cuenta desconsolado- y nos echaron de la temporada. Nosotros que acá gritábamos ¡Muerte al tigre!, nos arrastraron; y todo, compadre, todo, seguro estoy, porque fifís y conservadores nos salaron con la maldición al pochitoque, deseándonos lo indecible porque la botarga usó un helicóptero de la Marina. ¿Y qué ganamos? Pitorreo político y la salación.

Filemón echa otro buche y recoge optimismo: “En fin, viéndolo bien compadre, no busco consuelo como aquél que te conté, pero mejor nos esperamos para ser campeones con nuestro nuevo paquete, el Olmecas Stadium, a ver si al mismo genio no se le ocurre en el juego inaugural lanzar al quelonio de un paracaídas desde un avión militar”.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia