Conecta con nosotros

Línea Económica

La hipocresía del PRI y el PAN

Publicada

en

1553 Visitas

Tan pronto se conoció la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador para designar a a los priistas Claudia Pavlovich y Carlos Miguel Aysa como cónsul en Barcelona y embajador en República Dominicana, respectivamente, el presidente del PRI, Alejandro Moreno, amenazó a los exgobernadores con expulsarlos del partido si aceptan el cargo.

Esto es un clara e innegable muestra de la marcada intolerancia “a contentillo” de ese instituto político a todo lo que signifique según su visión, indisciplina partidista.

Es evidencia igual, de la doble moral ideológica del tricolor pues cuando, a la inversa el priísta Ernesto Zedillo, nombró al panista Antonio Lozano Gracia como procurador general de la República, ni sus entonces dirigentes nacional y estatales ni sus consejos o comités ejecutivos en el país, protestaron de modo alguno, al contrario, aplaudieron sumisos, cobardes e hipócritas, la designación a pesar de que Acción Nacional era su más recalcitrante rival.

Nadie pidió la expulsión del ex presidente Zedillo, hubo un extrañamiento del partido para su primer militante como zalameramente ellos llaman a sus primeros mandatarios por invitar a un opositor; por su puesto el PAN acomodaticio u oportunista aceptó sin chistar que uno de sus integrantes “distinguidos” se sumara al gabinete zedillista.

Luego el PRI tampoco tuvo la menor objeción para nombrar candidato presidencial a José Antonio Meade a pesar de provenir del PAN de Felipe Calderón y por supuesto el blanquiazul altamente satisfecho por su grado de infiltración en su otrora partido rival totalmente opuesto en lo ideológico. Alejandro Moreno, su dirigente, hunde más al mostrar su proverbial ánimo dictatorial.

tabascohoy.com

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia