Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

La fatiga de la pandemia

¿Has notado que últimamente tu pa­ciencia disminuye? Apenas empeza­mos el día con un par de actividades a medio terminar ya estamos de mal humor y muy intolerantes con quie­nes nos rodean.

Nuestra tolerancia emocional pa­rece haber llegado al límite y a las pre­ocupaciones, nuestro estado de salud se aumenta una relación saludable con familiares con quienes compartimos el aislamiento y nos invade la culpa, la vergüenza por quejarnos de los demás que sabemos que también, al igual que nosotros, pasan una tensión.

Tres sugerencias para generar nuestro propio botón de pausa:

  1. Prioriza un alto absoluto a tus ac­tividades, por 10 a 20 minutos. No es necesario meditar, ni escribir, ni dar explicaciones solo, respira.
  2. Encuéntrale el gusto al arte de llevar a cabo alguna tarea repetitiva simple, las actividades que no deman­dan mucha concentración, le permi­ten al cerebro reiniciarse.
  3. Tomate el tiempo para reconec­tarte con amigos que ofrezcan conver­saciones de calidad, evitando temas que retomen emociones con respecto a la emergencia sanitaria actual.

Te puede interesar

Advertisement