Conecta con nosotros

Analista

La difícil decisión

Publicada

en

295 Visitas

Cuando un hombre o mujer de poder finalmente está a cargo de un gobierno, llega inicialmente con un “grupo cerrado” de personas que lo han acompañado en ocasiones por años, en diferentes cargos y campañas. Y en otros casos hablamos de personas que son amigos personales de toda una vida, cuya cercanía va más allá de lo profesional y por ende su papel en el esquema de poder tiene un componente diferente.

Pero en el ejercicio del poder y al administrar recursos públicos se tienen que dar resultados, por obvias razones de supervivencia política, pero también por obligación legal. El tema está en que muchas de las personas que han acompañado por largo tiempo a los gobernantes, no están preparados para las responsabilidades que se les encargan, ni tienen la experiencia o los perfiles para desempeñar tareas técnicas, de las que ni siquiera entienden.

La amistad y la cercanía entonces se convierten en pasivo, en un lastre para los poderosos. Y con ello llega o debiera llegar el difícil momento de hacer cambios. Si estos tardan mucho, las consecuencias se agravan, porque el tiempo en política siempre corre en contra no a favor, y lo que NO se logró en los primeros meses de gobierno difícilmente se puede corregir si se deja pasar mucho tiempo. Es como el cáncer, si te tardaste 8 o 10 meses en atenderlo, posiblemente ya no haya cura, no hay vuelta atrás.

Lo mismo sucede en los gobiernos, si no se arman las estructuras adecuadas, con las personas correctas y se incorpora tecnología a tiempo, después se vuelve prácticamente imposible. El difícil momento de los cambios para los poderosos en los gobiernos es siempre necesario, pero los tiempos deben ser tomados en cuenta.

A veces las amistades salen caras y los “círculos cerrados” aíslan de la realidad, reportan lo que conviene, y si quienes gobiernan no implementan sistemas formales de seguimiento e información, comienzan a tomar decisiones, a alejar gente y a creer rumores que en su mente se vuelven realidad. Los cambios deben ser oportunos, la evaluación de desempeño algo técnico y formal, y los amigos, como el sol, de lejos y poquito.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia