Conecta con nosotros

Opinión

La Ciencia, la Pandemia y las Políticas Públicas

Publicada

en

259 Visitas

Desde inicios de la pandemia de COVID-19, los gobiernos se dirigieron a sus científicos en busca de asesoría y soluciones para contener, combatir y revertir su impacto. Muchos países, estados y grandes ciudades crearon comités especiales para manejar la crisis, observado una ventaja importante al contar con expertos y especialistas para el seguimiento, control y alertas sobre la propagación del virus.

En Tabasco se integró el Comando COVID-19, conformado por las Instituciones de Salud, Secretarías e Institutos de Gobierno, invitados y asesores expertos como el que escribe, Matemático especialista en Bioestadística y Ciencia de Datos. Desde este órgano colegiado, reunido desde el primer caso confirmado, se ha analizado el comportamiento de la pandemia tomando las decisiones pertinentes para vigilar, contener y mitigar sus efectos.

Esta pandemia, que hoy transita hacia su etapa endémica, ha puesto de manifiesto tanto las sinergias como las tensiones entre la ciencia y las políticas públicas. Los gobiernos recurrieron a los científicos para obtener datos, conocimiento y tecnología necesarios para combatir el nuevo virus.

La ciencia aportó cada vez más claridad sobre la rápida evolución de la pandemia. Sin embargo, cada gobierno confió y procedió de manera diferente. Por consiguiente, los ciudadanos pudieron haber visto y escuchado diferentes mensajes de los científicos y de los tomadores de decisiones, aunado a las fake-news y la desinformación premeditada desde las redes sociales. Como resultado, los éxitos en la contención de la pandemia variaron en gran medida, incluso en un mismo país, en una misma región o en un mismo continente.

La ciencia está limitada por la incertidumbre, y las políticas públicas por la política. Pero los científicos y los tomadores de decisiones han logrado mejorar los resultados mediante una colaboración más clara y coordinada para los ciudadanos. Esta fue la constante en México y en casi todo el mundo.

Y aunque hubieron desaciertos, es de reconocer que los científicos mexicanos contribuimos en gran medida a replantear, diseñar y tomar mejores decisiones para políticas de salud pública más acertadas, evitando los escenarios dantescos de algunos países de la región, como Brasil y Estados Unidos, y en algunos países europeos, aún con mayor capacidad económica y científica.

Sin duda que es necesario mejorar la colaboración y entendimiento entre científicos y tomadores de decisiones para generar soluciones y políticas publicas basadas en la evidencia científicas y en las necesidades de la comunidad, es un esfuerzo bidireccional y recíproco.

Desde el punto de vista científico, la investigación debe generar soluciones más aplicables en la práctica y más fáciles de difundir, promover e implementar.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia