Connect with us

Hola, que estas buscando?

julio 24, 2021

Sobrevivió a tres balazos.

Centro

Juró vengarse porque lo denunció

José Rodrigo fue atacado por Martín en la calle Manuel Mestre; tenían cuentas pendientes.

Desde el día en que cansado de tantas agresiones, José Rodrigo David decidió presentarse en las oficinas del Agente del Ministerio Público para interponer una denuncia en contra de Martin «N», pensó que por fin se acabarían sus problemas.

Y así se lo hicieron creer sus parientes y conocidos más cercanos, incluso hubo quien le aconsejaron que si no hacía algo para poner un hasta aquí al bravucón ese, los que acabarían lamentándolo serían los de su propia casa.

Pero no habían pasado ni unos minutos en aquella oficina sofocante cuando el cúmulo de expedientes que estaba junto a la mesa del impartidor de justicia comenzó a desanimarlo. Su carpeta de investigación fue la averiguación previa APVHSA-ADF-B-67/2011, que no tardó en ser cubierta por otro expediente del juzgador de al lado.

Resignado volvió a su casa, más con la certeza de que nadie haría nada para frenar al provocador.

DEMANDA CRECIÓ EL ENOJO

Para lo único que sirvió aquella denuncia fue para reavivar el enojo, la furia animal de Martín «N», quien se juró a sí mismo cobrársela caro a su antiguo conocido.

Quiso la buena fortuna que José Rodrigo David y Martín «N» no se encontraran frente a frente durante todos estos años. Incluso, en algún momento los dos enemigos jurados pensaron que el tiempo había comen meses, para ser precisos, el viernes 7 de mayo, José Rodrigo David y Martín «N» se encontraron al cuarto para las diez de la noche, bajo el zaguán de la calle Manuel Mestre, frente a un centro de servicio.

Como era de esperarse, la pistola calibre 22 esperaba ese momento para que la mano sin titubear del agresor Martín «N» la sacara de entre sus ropas, el gatillo frío recibiera por fin el tan deseado calor breve pero corporal del índice y la bala surcara en, ahora en la espalda de José Rodrigo David. La sombra del presunto culpable de querer asesinar a un hombre desarmado se esfumó con la noche.

TRES BALAZOS Y NADA

La patrulla 72756 que andaba cerca del área donde se escucharon las detonaciones llegó a la calle Manuel Mestre.

Todavía estaban calientes los casquillos percutidos por el arma de fuego que se encontraban regados por el suelo. Una persona que prefirió omitir sus generales, aunque se identificó como pariente del baleado, se acercó a los oficiales y les contó la versión de lo que hasta allí estaba claro.

José Rodrigo David, de 37 años de edad, y con domicilio en Manuel Mestre, había sido baleado por el señor Martín, las herids aún ensangrentadas así lo demostraban.

Refirió que este señor era muy agresivo con su tío, y que durante todos estos años su pariente había soportado «estoicamente» los insultos y amenazas.

Para probar la enemistad de esta persona entregó al oficial la ficha de averiguación previa que hacía muchos años su tío había abierto, precisamente por los conlfictos vecinales que con el tiempo se volvían más violento entre ambos.

Y esa noche, el hombre que había prometido venganza se las cobró con tres balazos. Por suerte José Rodrigo David había sobrevivido al ataque o de plano Martín era muy malo para echar bala. La policía aún sigue buscando al agresor esumado y José Rodrigo se recupero en un hospital.

JOSÉ ÁNGEL CASTRO
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement