web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Advertisement

Voces

Juntas, estulticia e ignorancia

Llamado a comparecer ante el Senado, el Dr. Hugo López Gatell, acudió a la cita para exponer la situación de la epidemia de Covid-19 en México así como a contestar preguntas de los legisladores, sin embargo, la senadora Lily Téllez, ladina y marrulleramente, se lanzó en su contra con una perorata agresiva e insultante misma que el PRI y el PAN le indicaron asumiera.

Sin embargo, su actitud no sorprende, era de esperarse, pues carente de inteligencia y preparación en el tema de salud pública, por supuesto de epidemiología, acudió a los tan gastados como sosos argumentos que vienen esgrimiendo los detractores de AMLO incluidos la mayoría de los medios de comunicación junto a muchas organizaciones no gubernamentales (que precisamente eran adictas al presupuesto gubernamental) en contra del manejo de la enfermedad en el país, es decir, la manifiesta incapacidad de la ex lectora de noticias, la hizo caer en un grotesco espectáculo al acercarse al funcionario federal a faltarle el respeto llamándolo virrey entregándole un “cetro”, actitudes muy parecidas a las que tanto le critican a Gerardo Fernández Noroña.

Si Téllez pensó que con gritos, payasadas o fingiendo indignación sería ovacionada se equivocó, ella quedó en ridículo, evidenció que a falta de talento legislativo y capacidad para una sólida argumentación técnica para “vencer” a López Gatell, recurrió al insulto corriente y vulgar (pues cada quien proyecta su propia personalidad).

Debe decirse que la senadora se ha caracterizado por su papel ridículamente preagónico al creer que su función es únicamente fustigar groseramente a quienes acuden a esa sede legislativa, es la clásica pose de grita e insulta para que te crean audaz o preocupada por el bienestar colectivo cuando, en ese caso, ella responde solo a los inreses facciosos del PAN y la derecha esquizofrénica.

Ella es una burda mascarada de un quehacer camaral autónomo e independiente, fuera de sus amos del “Prian”, NO representa nada ni a nadie, menos aun cuando ella misma es ejemplo de oportunismo político.

Te puede interesar

Advertisement