Conecta con nosotros
17 views

Tabasco

Judith, del Edén hasta Londres

Se convirtió en la primera mujer del estado que estudiará en la University College London, considerada como la octava mejor universidad del mundo.

Publicada

en

177 Visitas

Judith está por realizar un sueño: estudiar un posgrado en el extran­jero, con una beca al cien por ciento, que consiguió tras competir con es­tudiantes de todo el mundo. Nadie le regaló nada y tan solo graduarse de la universidad significó años de esfuerzo y trabajo, pues ella misma costeó sus estudios.

De padres originarios de Tenosi­que, Judith estudió en escuelas pú­blicas y toda su niñez y adolescencia la pasó en la colonia El Espejo, en Villahermosa, un lugar muy distin­to comparado con la ciudad donde ahora residirá: Londres, Inglaterra.

Su espíritu emprendedor, su pasión por el estudio, por la prepa­ración constante, la constancia y la disciplina le permitieron alcanzar uno de los más grandes éxitos de su vida: convertirse en la primera tabasqueña en matricularse en la University College London, consi­derada como la octava mejor uni­versidad del mundo.

Para ello, en agosto del año pasado se postuló para conseguir una de las becas Chevening, que el gobierno británico otorga para premiar el mérito profesional y la excelencia de las personas con po­tencial de convertirse en futuros líderes de su país.

Más de 65 mil jóvenes de al menos 144 países se inscribieron, de los cuales solo dos por ciento fueron aceptados, entre ellos 30 mexicanos. Judith Magdalena Aguilar Castellanos, egresada de la carrera de mercadotecnia de la UJAT, obtuvo el pase para estu­diar, con todos los gastos pagados, la maestría en Prosperidad, Inno­vación y Emprendimiento.

EMPRENDEDORA SOCIAL

Es ya uno de los frutos de su esfor­zada trayectoria como empren­dedora, pues la joven tabasqueña antes de entrar a la universidad fue desarrolladora de páginas web, gracias a una carrera técnica que estudió y años después se volvió propietaria de una lavandería, que instaló en la cochera de su casa.

Su negocio se vino a la quiebra con la pandemia, pero lejos de sentarse a maldecir su suerte pen­só como recuperarse. “Durante la universidad me involucré tanto en el centro de emprendimiento y allí empecé a remodelar mi negocio, era una lavandería tradicional y la transformé en una plataforma en línea 24 horas, con servicio a domicilio y donde tú ordenabas en la palma de tu mano el servicio de lavandería, de planchado y de bo­leado de zapatos”.

Así pudo pagar sus estudios, ayudar a sus papas y de esta idea surgieron más proyectos, que fue diseñando gracias a sus partici­paciones en foros nacionales. Fue así que creó FemPower México, una plataforma de capacitación y educación virtual dirigido a em­prendedoras, con la intención de empoderarlas y que logren su in­dependencia económica.

A la fecha mediante FemPower se han entrenado a 149 mujeres y otras mil 300 han recibido capaci­tación. Justo con esta experiencia y su historia de éxito, pudo desa­rrollar un propuesta para vincular el modelo FemPower con el pro­yecto del Tren Maya, para llevar los beneficios de la capacitación y la educación a las comunidades del sureste por donde pasará.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia