Conecta con nosotros
25 vistas -

Tabasco

Irreparable ecocidio de Pemex

El desastre ecológico afectó cientos de hectáreas de cultivos y pastizales de Tabasco y Chiapas; ambientalistas aseguran que el daño es irreversible, piden no minimizarlo.

Publicada

en

HUIMANGUILLO.- Parado a orillas del río Mezcalapa, incrédulo y triste, Hugo Marroquín dice que en 15 años como residente de la villa San Manuel, jamás había visto que esta corriente por la que escurren las aguas de las presas del sistema Alto Grijalva se contaminara con hidrocarburo.

A falta de oportunidades de trabajo, al igual que él cientos de pobladores se dedican a la actividad pesquera. Cumplieron el jueves cuatro días parados y sin poder generar ingresos porque las manchas de aceite siguen a lo largo y ancho del afluente.

Para los pescadores, el daño por el derrame de petróleo crudo que se suscitó en una línea de 12 pulgadas de la batería de separación en la ranchería Platanar Bajo, de Pichucalco, Chiapas, es por ahora difícil de estimar.

Y es que los daños ambientales provocados por la fuga de un ducto de Pemex en los límites de Huimanguillo, Tabasco y Pichucalco , Chiapas son irreversibles; el daño está hecho a los arroyos y ríos afectados, afirma Hugo Ireta, presidente de la Fundación ambientalista ‘Santo Tomás’.

Dijo que el tema no debe reducirlo Pemex a que “fue un acto vandálico”, debe realizarse saneamiento general.

APENAS ES EL COMIENZO

Fernando Cadenas Pech, delegado de la ranchería Paredón, circunvecina a San Manuel, sostiene que las afectaciones por ahora son superficiales, se aprecian en el agua y sobre los pastizales, pero contaminarán el suelo y el manto freático de manera irremediable.

“Estamos viendo ya la contaminación de los pozos profundos, que comienzan a desprender olor a petróleo, pero también corren riesgo las siembras que están en las islas, igualmente tenemos ganado y los animales toman agua de los ríos; esto tendrá implicaciones para muchos años”, alerta. Reynaldo Sánchez relata que en sus tierras tiene cultivos y cría ganado. Vive a orillas del Mezcalapa y para proveerse del agua mandó hacer un pozo profundo. “En la mañana fui a verificar y ya se siente el olor a hidrocarburo”, señala.

La delegada municipal de la villa, Manuela Cadena Luna, dijo a Grupo Cantón que hasta el jueves la contaminación seguía presente en el afluente, aunque ya no sentía olor como los primeros días.

“Seguimos prácticamente igual y lo que estamos pidiendo es que Pemex se haga responsable de los daños que está enfrentando nuestra comunidad, porque todas las actividades están impactadas, pesca, ganadería y agricultura”.

Su contraparte de Paredón, Fernando Cadenas, coincide en que Pemex tiene responsabilidad en el problema porque tiene que dar mantenimiento preventivo a sus instalaciones. “Estamos pidiendo ese apoyo a Pemex, que nos resuelvan ese problema”, menciona.

Habitantes de San Manuel se dicen contrariados porque desde el primer día que reportaron la contaminación, las autoridades minimizaron los daños. “Hoy se está viendo que son daños graves”, afirma Reynaldo Sánchez.

APENAS ES EL COMIENZO

En la planicie tabasqueña hasta el jueves, más de 700 mil habitantes seguían afectados por el paro de cinco plantas potabilizadoras, ante el riesgo que el aceite entrara por las zonas de captación hasta los equipos que hacen el proceso químico. Sin embargo, tras realizarse un monitoreo y verificarse que ya no había presencia de hidrocarburo en los ríos Mezcalapa y Samaria, se decidió poner a funcionar las plantas El Mango, Huimanguillo y Cunduacán.

Pobladores de diversas comunidades aseguran que el agua llega con olor a hidrocarburo.

Almacenan en tanques y cubetas el agua que comienza a llegar.

Regresa el agua ¡pero huele a petróleo!

¡Huele a petróleo! Eso es lo que vecinos de la colonia 18 de marzo en Villahermosa denunciaron tras dos días del derrame ocurrido en los límites de Chiapas y Tabasco, el cual paralizó cinco plantas potabilizadoras, pero la fetidez ha llegado hasta las tuberías de agua de estos colonos.

Al enterarse que el abastecimiento del líquido vital sería suspendido, los lugareños decidieron almacenar agua para realizar sus actividades de aseo, pero esto no fue suficiente.

“Desde ayer la almacenamos, salimos a recolectar en cubetas para poder guardar y en la noche ya se siente el olor del líquido, se siente hasta donde tocas el agua, la grasa”, expresó Delfina Gutiérrez.

Leticia, una de las 630 mil personas afectadas con la falta de agua, manifestó que el que sea suministrada de esta manera tendrá efectos colaterales en la salud, pues para personas discapacitadas o con enfermedades dermatológicas no les funcionará, además que no es apta para realizar labores de aseo personal y del hogar.

“Nos va a afectar en todo, de por sí ya tengo a mi mamá y a mis niños malos, el agua no va a servir para hacer limpieza”, dijo Leticia Hernández.

Habitantes de Centro saben que el agua que llega podría causar enfermedades.

AFECTA A 30 COMUNIDADES

En el municipio de Centro más de 30 comunidades urbanas y rurales se vieron afectadas por los efectos colaterales que dejó este listón de aceite en los ríos tabasqueños, pero pese a ello, la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CEAS) decidió reactivar las operaciones de las potabilizadoras.

Madres de familia como Isela, aseguran que el problema se prolongará porque los pocos litros de agua que le llegan a sus hogares no les funcionará ni para limpiar los alimentos y si lo llegaran hacer esto podría provocar enfermedades severas.

“No sirve esa agua, nos vamos a enfermar, no podemos lavar ni la comida ni los alimentos con esa agua que apesta que huele a petróleo”, sentenció. Por lo pronto los vecinos siguen a la espera que agua de calidad les sea suministrada.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia