Conecta con nosotros
310 vistas -

Opinión

Inundaciones van y vienen

Publicada

en

44 Visitas

En Septiembre, Octubre y Noviembre, por lo general, vienen las lluvias y por consecuencia, las inundaciones en todo el territorio tabasqueño.

Ya comenzó el agua a bajar a nuestra planicie, desde las montañas de Chiapas y de Guatemala. Las presas acumulan más líquido y empiezan a desfogar para evitar contratiempos mayores, es la repetición de siempre, año con año, con pandemia o sin ella.

El miedo y el temor llegan a las familias chocas porque con la subida del nivel de ríos, arroyos y lagunas, saben que las inundaciones llegarán a sus casas, negocios, escuelas, centros de trabajo; el ganado sufrirá y tendrá que movilizarse a lugares altos y los diversos cultivos tendrán pérdidas irreversibles.

La pregunta de cada año es recurrente: ¿Es una fatalidad para siempre que el agua dañe la tranquilidad y el patrimonio de miles de tabasqueños? ¿Por qué no se han tomado medidas radicales y definitivas que impidan esta calamidad?

Ciertamente, en Tabasco necesitamos un programa integral del agua, hecho a base de estudios, investigaciones, análisis y con la participación de los gobiernos y de los diferentes grupos de la sociedad.

Es hora de emprender el regreso al agua, de donde somos origen y destino. Ir al encuentro de la naturaleza para convivir con ella y no luchar contra ella. Sacar provecho de su generosidad y abundancia para mitigar sed y hambre.

El agua es el principal elemento para la humanidad y los tabasqueños somos afortunados de tenerla, a veces hasta con exceso. La evolución de la civilización se da en sus cauces naturales.

Son varios aspectos del programa que deben destacarse:

a) Dragado y desazolve de todos los cuerpos de agua dulce, incluyendo la escollera de Frontera, para permitir el flujo del vital líquido de manera natural.

b) Acciones contundentes de recolección de basura urbana y rural y campañas de concientización por una cultura de limpieza como hábito permanente de todos los habitantes tabasqueños.

c) Rehabilitar y construir nuevas redes de drenaje para los diferentes tipos de descargas, poniendo especial énfasis en el sector energético e industrial, y en comunidades poblacionales con grandes cantidades de personas. Y por supuesto, con plantas de tratamiento.

d) El más grande y eficiente sistema estatal de agua potable para que todas las viviendas y negocios tengan acceso de manera inmediata, como un imperativo de salud pública y de confort y comodidad para todo el pueblo.

En resumen, hacer vigente el derecho humano al agua potable.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia