Conecta con nosotros

Tabasco

Inundaciones pondrán a prueba al malecón: AMLO

El mandatario federal pidió a las contratistas “que se apliquen” para terminar la obra a tiempo, porque no quiere dejar nada inconcluso.

Publicada

en

586 Visitas

TABASCO.- Villahermosa se pondrá a la altura de las grandes ciudades del mundo con su nuevo malecón. La obra de cuatro etapas, que aún está en proceso, fue supervisada este domingo por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien pedió a las contratistas “que se apliquen” para terminarla a tiempo.

El mandatario dijo ante la gente, que a gritos le pidió que hablara, que su preocupación más grande hoy es el tiempo. “Porque yo ya voy a concluir en dos años y cuatro meses y no quiero dejar ninguna obra inconclusa, quiero terminar todo”.

Al escucharlo, algunos le pedían que se reeligiera y con fuerte voz decían sin dudar que estaban dispuestos a volver a votar por él.

Todos estaban tras las vallas en la baqueta que quedó frente al río en la avenida malecón Leandro Rovirosa. Cuando el presidente les quedó de frente, en el momento en que veía la maqueta del proyecto, los vecinos comenzaron a gritarle ¡presidente no nos olvides!

Fue en ese momento que tomó el micrófono y con su tono de voz inconfundible, que solo usa en las plazas públicas, prendió a la gente. “Decirles, que estoy aquí primero pues para felicitarles, para acercarme más a ustedes porque me transmiten mucho afecto, mucho cariño, buenas vibras para seguir luchando en favor de nuestro pueblo, en favor de la justicia y de la verdadera democracia”.

¡No a la ley dedazo! ¡No a la ley dedazo!, se empezó a oír entre la gente. Provenía de un grupo de Tacotalpa, que con pancartas llegó a pedirle que se permitiera a los pueblos indígenas elegir a sus delegados. Fue el mismo reclamo que es cuchó cuando abandonó el hotel de Tabasco 2000 donde pernoctó.

“Ya los escuché”, les dijo sin dar opinión a los indígenas Yokot’an que ahí se le acercaron. Sucedió lo mismo en el malecón. Aunque aquí una mujer tomó un altavoz y empezó a gritar ¡viva la cuarta transformación! para que las protestas no se oyeran, mientras el presidente saludaba y atendía peticiones.

Ya cuando el presidente hablaba los altavoces se imponían. “Ya empieza a tomar forma (el malecón), no se qué les parezca a ustedes, los que viven en Gaviotas, pero siento que lo están haciendo bien, de calidad, no se ustedes cómo lo ven ¿Lo aceptan?”, preguntó.

OBRAS QUE PERDUREN

Además, el mandatario federal dijo que la intención de su gobierno es que estas obras perduren, pero sobre todo que “aguanten las inundaciones, es donde vamos a ver si están bien hechas o no. Ya este año ojalá no llueva tanto y no haya inundaciones, pero ya vamos a estrenar la obra”.

De acuerdo con el titular de la SEDATU, Román Meyer, las primeras dos etapas ya están en uso y las últimas dos registran un avance de entre 15 y 20%. Se contempla terminar en 2024 y la inversión estimada es de $3 mil millones.

Se dio tiempo de autografiar algunos de sus libros.

El Presidente levanta la mano y saluda a quienes lo esperaban en el malecón Leandro Rovirosa.

“Se vive un momento estelar en México”

Una mujer corre hacia el convoy donde viene el presidente López Obrador. Se acerca a la segunda Suburban blanca y entrega una bolsa con totopostes. Otros le pasan documentos y los más se agolpan para saludarlo, felicitarlo, darle ánimos.

Minutos antes de enfilar hacia el malecón, el presidente escuchó a todo el que logró llegar al hotel donde pernoctó.

“Somos del sector salud. Queremos hablar con usted. Ya fuimos a la ciudad de México”.

“No se va a poder, ahorita no, pero les van a atender… el gobernador”, le dice a unos empleados.

Indígenas Yokot’an sostienen una lona donde se lee: ¡no a la ley de dedazo! Ellos reciben por respuesta: “ya los escuché”.

Entre tumultos, la camioneta se pone en movimiento y a las 9:20 horas arriba el convoy. El Presidente va directo con la gente, escucha y atiende a todos, da instrucciones, se toma fotos, autografía libros de su autoría, y al terminar sube al andador, levanta los brazos y vuelve a saludar.

“Se vive un momento estelar en México”, se le escucha decir al tabasqueño. Y la mayoría que llegó a verlo asiente, lo sabe y lo confirma.

Habitantes de Tacotalpa entregaron al presidente un escrito para que se les modernice la carretera.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia