Conecta con nosotros
99 vistas -

Tabasco

Interrumpen 4 sexenios en 38 años

Cuatro gobernadores no han concluido su gestión en Tabasco por buscar otros cargos de elección, ser destituidos o nombrados para ocupar puestos federales; un quinto tuvo que competir dos veces.

Publicada

en

TABASCO.- Por conflictos electorales, aspira­ciones políticas o para ir a ocupar otros cargos en la Federación, en los últimos 38 años en Tabasco cuatro gobernadores han inte­rrumpido su sexenio, y han dejado interinos para que concluyan el periodo para el que fueron electos y solo dos, en ese periodo, han ter­minado los seis años.

Han sido siete gobernadores constitucionales y cinco interinos, los que han gobernado en siete sexenios durante el 38 años.

EN la historia político reciente, el primero en solicitar licencia al cargo para el que había sido electo por lo tabasqueños, fue Enrique González Pedrero, quien asumió como mandatario estatal el 1 de enero de 1983 pero no concluyó debido a que presentó su renuncia en noviembre de 1987, faltando un año para que acabara su sexenio, y entró en su lugar José María Pe­ralta López, quien fue gobernador interino por un año.

En esa época, cuando dominaba el PRI, se dio un escenario parecido al que ocurrió la noche del pasado jueves, pues José María Peralta Ló­pez, el 1 de enero de 1983, se integró al gobierno de González Pedrero, en el Poder Judicial del Estado, como presidente magistrado, car­go que desempeñó hasta el 15 de mayo de 1984 debido a que fue de­signado Secretario de Gobierno, por lo que a la ausencia del titular del Poder Ejecutivo, por prelación rindió protesta como interino.

 

PRESENCIA DE OBRADOR

Fue en este sexenio donde se co­menzó a notar la presencia política de Andrés Manuel López Obrador, quien fue designado por González Pedrero como oficial mayor, pero como habían tenido diferencias solo estuvo en el puesto 24 horas y renunció.

González Pedrero había sido llamado por el entonces presiden­te Carlos Salinas de Gortari, para ocupar el Instituto de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IEPES) del PRI y luego dirigió el Fondo de Cultura Económica.

Al siguiente sexenio, que ini­ciaba en 1988, asumió como go­bernador Salvador Nene Castillo, pero por presiones políticas y acusaciones desde dentro y fuera del estado, el 28 de enero de 1992 pidió licencia definitiva para sepa­rarse del cargo. Se supo que ese día tomó un avión hacia la Ciudad de México para integrarse a un cargo desconocido en la desaparecida Secretaría de Agricultura y Recur­sos Hidráulicos (SARH).

A su salida, el Congreso local de­cidió que Manuel Gurría debía ser el interino para los próximos tres años para terminar el sexenio.

Vino entonces el sexenio de Roberto Madrazo Pintado, acu­sado de un fraude electoral por la oposición encabezada por Andrés Manuel López Obrador, y quien en los primeros meses de 1995 estuvo a punto de ser destituido por el presidente Ernesto Zedillo, quien ante las presiones políticos quería la salida del priísta, sin em­bargo se aferró al cargo e inventó un presunto secuestro y agresiones para no dejar el cargo.

Luego que le costó tanto ingre­sar a Palacio de Gobierno, solicitó licencia el 14 de junio de 1999 para ir en busca de la candidatura pre­sidencial por el PRI, dejando en el cargo a Víctor Manuel Barcelo Ro­dríguez, quien se pensaba termina­ría el sexenio pero no fue así, pues una vez que terminó su aventura nacional, Madrazo regresó al esta­do y concluyó su administración.

 

SEXENIO DE 5 AÑOS

Y cuando se pensaba que el nuevo mandatario estatal estaría gober­nando seis años, del 2000 al 2006, llegó el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y anuló la elección del 2000, que ha­bía ganado el priista Manuel Andra­de Díaz, por presuntas irregularida­des en el proceso, por lo que se tuvo que nombrar a otro interino.

Incluso en aquella ocasión el nombre de Adán Augusto López Hernández sonó fuerte para ocupar este cargo, pero al final Madrazo y la bancada del PRI se inclinaron por Enrique Priego Oropeza, quien es­tuvo un año al frente del gobierno, hasta que se repitieron las eleccio­nes y Manuel Andrade resultó una vez más el ganador para goberna­dor por cinco años.

Luego llegaron los sexenios de Andrés Granier Melo y de Arturo Núñez Jiménez, ambos concluye­ron sin pena ni gloria su mandato.

Y este 26 de agosto, 38 años después de aquel interinato, Adán Augusto López Hernández, gober­nador constitucional, fue invitado por el Presidente de la República para ocupar la Secretaría de Gober­nación y tuvo que solicitar licencia y ahora su lugar es ocupado de ma­nera provisional por Carlos Manuel Merino, pero todo indica que des­pués de una reforma constitucional se quedará hasta el 2024.

 

Con información de Leobardo Pérez Marín.

 

TE PUEDE INTERESAR: Deja Adán un legado de obras en Tabasco

tabascohoy.com

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia