web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
El sujeto fue amarrado con una cuerda en mitad de la carretera, ante el coraje de los pobladores. Fue interrogado por los vecinos y denunció a sus cómplices.

Intentan linchar a asaltante en Nacajuca

Un trío de sujetos atracó una tienda de artesanías, mató al dueño e hirió a un trabajador; al huir, uno cayó y fue capturado.

NACAJUCA.- El propietario de una tienda de artesanías fue ase­sinado ayer por la tarde de varios balazos por tres sujetos que in­gresaron a su establecimiento pa­ra atracarlo; uno de los asaltantes fue detenido por los habitantes de la comunidad y estuvo a pun­to de ser quemado vivo, sin em­bargo fue rescatado por la policía municipal.

Pastor Pérez de la Cruz, de 57 años de edad, es el dueño de la tienda de artesanías donde tam­bién expenden productos esco­lares; eran las cinco y media de la tarde de ayer sábado cuando lle­garon tres delincuentes a bordo de una motocicleta.

Tras ingresar a la tienda deno­minada “La Flor de Tabasco”, lo­calizada sobre la calle principal del poblado Mazateupa, los asal­tantes amagaron a su propietario así como a uno de los empleados de nombre Enrique “N”.

 

DISPARAN A DUEÑO

De inmediato, los delincuentes exigieron todo el dinero de las ventas del día, sin embargo, como don Pastor opuso resistencia, uno de los ladrones le disparó en cuatro ocasiones hiriéndolo de muerte, mientras que Enrique recibía un balazo en la pierna.

Los tres asaltantes de inme­diato se dirigieron hasta la caja registradora donde tomaron mil pesos, para luego emprender la huida, sin embargo los habitan­tes de la comunidad se armaron con palos y machetes.

Cuando los tres ladrones tra­taban de darse a la fuga en la motocicleta, uno de ellos fue de­rribado de la unidad para luego castigarlo con una salvaja paliza y cuando pretendían quemarlo vi­vo, fue rescatado por elementos de la policía municipal.

Mientras tanto Don Pastor y Enrique fueron llevado al hospi­tal de la comunidad, pero lamen­tablemente en el camino pereció el primero, mientras que el se­gundo permanece hospitalizado.