Conecta con nosotros

Opinión

Inequidad en el pago predial

Publicada

en

276 Visitas

Conforme a la reforma Constitucional del artículo 115, en el año 1999, los Municipios deben proponer al Congreso del Estado, las Tablas de Valores Unitarios de Suelo y de Construcción, que servirán de base para establecer el impuesto predial, y de traslado de dominio, y actualizarla CADA AÑO; así, 16 Municipios del Estado continúan con el uso de Tablas que datan del año 1983, siendo omisos y negligentes al mandato constitucional.

Sólo el Municipio de Centro, Tabasco, ha cumplido con ese mandato, y tras la controversia constitucional 14/2005, la SCJN ordenó al Congreso a emitir el decreto correspondiente, lo que generó un gran aumento en la recaudación propia, aunque pesimamente manejada y desaprovechada en los trienios subsecuentes. En ese decreto se valuaron únicamente los 110,398 predios urbanos (hoy son más de 180 mil), y no los 35,361 predios rústicos (hoy más de 60 mil), y exentaron o cancelaron 11,222; dando un trato desigual a todos los iguales, ya que la premisa legal es darle un valor de mercado a TODOS LOS PREDIOS CATASTRADOS, y no solo a los urbanos.

En efecto, se causó perjuicio económico a los contribuyentes ante un importante porcentaje de predios rústicos que cuentan con grandes o costosas construcciones, palapas, servicios públicos e incluso albercas, sin que paguen su impuesto predial conforme al valor del inmueble, al estar tarifados en una cuota fija anual de 3 Salarios Mínimos, lo que se traduce en una violación al principio de equidad y proporcionalidad que señala el artículo 31, fracción IV, de la Constitución Federal; dejando igualmente al municipio sin la recaudación real que le corresponde.

Mientras que en Tabasco se arrastran vicios políticos y administrativos, y existe miedo o tabú para actualizar sus tablas, otros Municipios no sólo las mantienen actualizadas, sino que han dispuesto de otros ingresos para aumentar la recaudación de recursos propios, y ser verdaderamente autónomos en su ejercicio como gobierno, y eficientes en la prestación de los servicios públicos a su cargo, a partir de nuevas fuentes de recaudación y combatiendo la cultura del no pago.

En Municipios del norte del país, Chihuahua, Sonora o Nuevo León, la recaudación de recursos propios (predial, traslado, agua, multas, etc) es del promedio del 65% de su gasto, contrario a Tabasco donde el porcentaje se reduce a 11%, y dependen en un 89% del apoyo estatal y federal; es decir, son municipios limitados y dependientes de las ocurrencias del gobernante en turno, sin capacidad para sufragar sus gastos mínimos, y prestar los servicios públicos de forma continua.

Esta reforma constitucional, de equiparar los valores como si los predios estuviesen en venta, hace incosteable e imposible realizar 1 sólo remate administrativo, para intentar el cobro coactivo del impuesto, por años de adeudo; lo prudente es aumentar la cuota fija en la Ley de Hacienda de los Municipios para mejorar de forma directa la recaudación; así como dar más transparencia y certeza en el gasto.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia