web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Una persona recoge desperdicios en un tiradero a cielo abierto de la colonia Casa Blanca.

Inunda a Centro ¡basura!

El confinamiento por Covid-19 ha provocado un incremento inusual de la generación de desperdicios en Villahermosa y también abandono en recolección por parte de la alcaldía.

El largo confinamiento por el Co­vid-19 ha provocado un incre­mento inusual de la generación de basura doméstica en la capital tabasqueña, y también el abando­no de la recolección por parte del Ayuntamiento de Centro.

En sólo siete meses, de enero a julio de este año, el crecimiento en la generación de desperdicios fue de un 20 por ciento, el triple de todo un año que por lo general es del 1 a 5 por ciento.

Lo anterior contrasta con la reciente entrega de 140 contene­dores por parte del alcalde Eva­risto Hernández Cruz, donde gastó 7 millones 280 mil pesos, mismos que fueron colocados en 12 conjuntos habitacionales.

Según él porque “les da ver­güenza que los que hay ac­tualmente estén en malas condiciones y expiden fétidos olores”.

Es decir, sólo pusieron más contenedores para acumular más basura, pues la recolección sigue fallando, quedándose en las calles al día al menos 300 toneladas de desperdicios.

 

MÁS BOLSAS

De acuerdo con las autoridades del área de limpia, de enero a ju­lio del 2019 en el municipio de Centro se generaron 123 mil 200 toneladas de basura sólo en los hogares, para el mismo periodo del 2020 se reportaron 147 mil 840; es decir, un crecimiento de 24 mil 640 toneladas.

Personal de la Coordinación de Limpia Recolección de Resi­duos del Ayuntamiento de Cen­tro, refiere que el incremento de la basura sólida en las 115 rutas de los tres turnos del día, también tiene que ver con el aumento de las compras de productos.

“Veníamos recolectando 800 toneladas de basura todos en las 115 rutas de los tres turnos del día, eso nada más los lunes, por­que del martes al domingo son 600. Pero ahora estamos tenien­do un incremento del 20 por ciento más”, expresó Isidro ‘N’, un trabajador de la coordinación de limpia.

Contenedores nuevo y viejo, ambos rebosados de bolsas.

 

Consideraciones del mismo personal de Recolección apun­tan que las compras de produc­tos de higiene aumentaron 153 por ciento; alimentos en 121, y de limpieza y uso doméstico, 112 por ciento.

En recorrido sobre las colo­nias populares de la capital ta­basqueña, se puede observar que el personal de limpia solamen­te levanta la basura que están en bolsas o recipientes, aquellas en donde los ciudadanos la dejaron en el suelo o fue regado por los perros, no es levantada y conti­núan su trayecto para no atrasar­se en el servicio.

 

LOS EJEMPLOS

Por ejemplo, en la calle Río Mez­calapa de la colonia Casa Blanca segunda sección, hay un sitio donde se deposita la basura, sin embargo, como está fuera de las bolsas no es recolectada y poco a poco se ha ido acumulando más.

De manera similar ocurre en la avenida Aquiles Calderón Marchena, a escaso metros de la escuela primaria del sector Ar­menia en Gaviotas Sur, a falta de contenedores, las personas vier­ten los residuos y en mucho de los casos los perros llegan, rompen las bolsas y poco a poco se disper­sa la basura que no es levantada por el personal de limpia.