Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Familias tuvieron que sacar sus pertenencias hacia el asfalto carretero.

Imploran ayuda en Acachapan

Afectados 5 mil colonos con casas y cultivos inundados; canales del Zapote se extienden sobre zona ganadera.

VILLAHERMOSA. El incremento de 93 centímetros del río Grijalva por encima de su Nivel de Aguas Máximas Ordinarias (Namo), provocó que el río Grijalva des­bordara y afectara a un total de 5 mil 117 personas de “Los Acacha­pan”, inundando casas y cultivos.

En consecuencia, las familias tuvieron que sacar sus pertenen­cias hacia el asfalto carretero, y desde ayer por la noche tuvieron que dormir en casas improvisa­das construidas a orilla de la ca­rretera. De tal manera que piden el auxilio de las autoridades fede­rales y estatales.

“Lo que necesitamos es arena, porque el camelloncito apenas tiene medio metro y ya está des­bordando el río la Sierra. Vemos que el río sigue subiendo y en la noche puede meter más agua. Por favor, queremos que nos ayuden porque no sabemos que hacer”, expresó don David López Lázaro, afectado.

Se estima que hay un total 35 kilómetros, desde Acachapan y Colmena primera sección a la número cuatro, en donde el río Grijalva desbordó en el margen izquierdo y afecta a las casas lo­calizados en un ancho de 100 me­tros.

Aunado a lo anterior, los cana­les del Zapote han vertido agua hacia la zona ganadera, por lo que hay alrededor de 100 ganaderos que padecen las afectaciones.

“Me puse de acuerdo con mi compadre y aquí improvisamos un cerco. Vamos a meter el ga­nadito porque ya el agua cubrió la pastura y no tienen alimento. Si queremos rentar pastura en las zonas altas nos cobran tre­cientos pesos por cabeza. Ne­cesitamos pastura para el gana­do”, expresó José del Carmen Trinidad Acosta, pequeño gana­dero.

Grupo Cantón constató en un recorrido que el agua está a un metro de profundidad de las ca­sas y con en los cultivos de maíz y calabaza es mayor.

“El agua empezó a subir hace cuatro días y hoy inundó las hor­talizas. La gente ha tenido que agarrar barro rojo y llenarlo en costales para contenerla, a falta de arena”, expresó don Guadalu­pe Contreras, afectado.

Las familias construyen sus fogones en la calle, al igual que sus mesas para comer, y se alistan a preparar casas improvisadas.

 

Presionado a mal vender ganado.

‘Necesitamos pastura para el ganado’

VILLAHERMOSA. Don José del Carmen Trinidad Acosta sostie­ne un martillo y unas grapas. Cla­va la primera en un poste, repite lo mismo en varias ocasiones pa­ra sostener el alambre de púa. Se detiene un momento y platica que está improvisando un cerco pa­ra acomodar el ganado que se en­cuentra en el agua.

“Hay gente que ha pasado con su ganado buscando lo más alti­to, pero como ya derramó el río, al día siguiente volvieron a regre­sar con su ganado, porque el agua los alcanzó. Ni modos de vender la vaca, porque te la pagan a 7 mil pesos, muy barata”, dijo.

Don José hace un llamo a la Secretaría de Desarrollo Agrope­cuario, Forestal Pesca, para que activen algún tipo de apoyo y les brinde pastura a las reses.

 

Semovientes padecen por la pastura siniestrada en potreros inundados.

‘Otra vez como en el 2019, inundados’

VILLAHERMOSA. Como la inun­dación del 2009, Luis Alberto Sosa Jiménez recuerda las afectaciones que está provocando el río Grijal­va en la ranchería Acachapan y Colmena tercera sección.

El agua entró a su casa, a su po­trero, y a como pudo sacó sus per­tenencias y movilizó el poco gana­do que tiene.

“Sí, para mi esta inundación es como la del 2009. Igual se metió el agua al potrero, cubrió la pastura y sacamos el ganado a zona alta. Ahora lo que hace­mos con mi compadre Chepe y otros más, es que colocamos un cerco con alambres de púa, pe­ro ya se nos acabó el alambre”, expresó.

Dijo que ser campesino, más que ganadero, ha sido difícil por la falta de empleo. “Se nos compli­ca comprarle alimento al ganado, que nos apoyen”, finalizó.