Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Huesos oficiales

Sin guerra de huevos como en la Quinta Grijalva —donde Beto Mayans recibía (en 2010) al senador Monreal en nombre del gober Granier, dice La vieja PB—, el zacatecano y sus protegidos perdieron la plaza de CdMx. ¡Y el 24!

Empieza la debacle final de Raturo Núñez y Rata Lilia, a los que les dieron por donde les duele. Nenulo, el ratita de la familia —por parte de la mamá López Aguilera, dicen—, se queda sin dinero público al perder la oportunidad de reelegirse en la alcaldía de Cuauhtémoc.

La Sheinbaun y René Bejarano se apoderan de la plaza. Sin tirar ningún huevo. Y no se necesitan en Tabasco, donde ya este hijito de mamá no aparecerá soñando acrecentar fortuna.

Sin cuadros como los que hizo Mario Trujillo, que todavía ladran por ahí, los políticos quieren a forziori meter a sus hijitos. Ya ven como puja el químico por Favioncito y el honestísimo Eva por su heredero. Los han acostumbrado a la bona vita, a ser fifís a cargo del presupuesto público.

Así, Padierna dejó en la orilla a Néstor Núñez López y quedó marginado de la carrera por la reelección, a pesar de contar con la protección y apoyo del político zacatecano, el senador Ricardo Monreal Ávila y de su padre Arturo Núñez, quien, según el dirigente del PRD en Tabasco, Javier Cabrera Sandoval, estaba en la CDMX apoyando a su hijo.

Nenulo, alias Néstor Núñez López Aguilera, sabe gastar dinero ajeno, como se vio allá en la capirucha donde quiso fabricarse imagen llenando las calles con mantas (ay mojo narco). Eso en plena pandemia. Ahora él, papá y mamá tendrán que gastar sus ahorritos, que no son pocos, porque no los alcanza el combate a la corrupción.

Salió igual que la bella hijita del Negro Sansores, que hasta la ropa íntima cargaba al erario. La PB anda destanteada, como que no se acuerda dónde enterró el hueso.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement