web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Foto: Internet

Hombre intentó asesinar a sus hijos porque los acusaba de querer despojarlo de su vivienda

El hombre disparó su pistola e hirió a uno de sus hijos en la médula espinal y al otro en la parte del cráneo.

TEXCOCO, ESTADO DE MÉXICO.- La ambición y el dinero fueron factor primordial para que un padre intentara asesinar a sus dos hijos, a los que acusaba de intentar despojarlo de una propiedad ubicada en la comunidad de Cuautlalpan, en el municipio de Texcoco, Estado de México.

Una mañana de marzo de 2019, Juan Carlos N”, de 63 años de edad, llegó al inmueble ubicado en Cuautlalpan, pero nunca imaginó que dentro de la finca se iba a encontrar a sus dos hijo, Juan Carlos y Roberto, limpiando el terreno.

Cegado por la rabia les reclamó qué hacían ahí adentro, si la casa era de su propiedad, pero los dos jóvenes le recalcaron que también a ellos les pertenecía ya que habían contribuido para la compra y construcción del mismo.

Las palabras de sus hijos aumentaron la ira de Juan, quien fuera de sí les gritó; “Lárguense de mi casa o se van a arrepentir, malnacidos”. Sus hijos lo ignoraron y siguieron haciendo las labores de limpieza al interior del inmueble, sin imaginarse, que eso provocaría la aparición del instinto asesino de su padre.

Juan Carlos sacó una pistola que llevaba en la cintura y, de nueva cuenta les exigió: “Lárguense de mi casa mal paridos o se van a arrepentir”. Acto seguido, disparó su pistola e hirió a uno de sus hijos en la médula espinal y al otro en la parte del cráneo.

Luego, al verlos tirados y sangrantes, subió a su vehículo y salió huyendo como alma que lleva El Diablo del lugar. Vecinos que escucharon las detonaciones, corrieron a ver qué sucedía y vieron a los dos jóvenes tirados en el piso muy malheridos, por lo que inmediatamente llamaron a la policía y solicitaron el apoyo de los servicios de emergencia.

En cuestión de minutos, la casa en disputa se vio invadida por la policía y los socorristas, quienes auxiliaron a los dos heridos y los trasladaron a un hospital cercano. Desafortunadamente, uno de ellos quedó parapléjico y el otro sólo con una rasgadura en la cabeza, pero con el dolor profundo de saber que fue su propio padre el que había intentado darles muerte.

Un juez dictó una orden de aprehensión contra el frustrado filicida, quien tras casi año y medio de andar prófugo de la justicia cometió el error de regresar a Texcoco y fue capturado ayer, cuando a bordo de su auto merodeaba la casa en disputa. Otra vez se cumplió el adagio policíaco de que “el delincuente siempre vuelve a la escena del crimen”.

Finalmente, Juan fue puesto a disposición de un juez y encerrado en el penal de Molino de Las Flores, acusado de tentativa de homicidio en agravio de sus propios hijos. La casa en disputa hoy está abandonada.

Con información de Diario Basta!

Te puede interesar: Muere un alpinista tras sufrir accidente en el Pico de Orizaba