Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
JAVIER HERRERA GARCÍA.

Héroes que derrotaron al coronavirus: ‘Lo vencí; quedé con fibrosis’

Durante su hospitalización, Javier Herrera perdió la noción del tiempo; ahora necesita tener oxígeno para respi­rar y no puede salir a la calle aún.

Estar contagiado de coronavi­rus es lo peor que le puede pasar a una persona, platica don Ja­vier Herrera García, una víctima más del contagio. Él, a diferencia de otros que han vencido al Co­vid-19, tiene un tanque de oxíge­no en su casa porque le quedó la secuela de fibrosis pulmonar.

 

¿Qué reflexión le deja pasar por el trance de esta enferme­dad?

Yo le digo a los tabasqueños que no tomen a relajo el coronavi­rus, porque es lo más horrible que le puede pasar a una perso­na. Así como hay personas que lograron combatir al virus, otras se quedan en el camino.

Las consecuencias que me generó el coronavirus, además de la fibrosis pulmonar, es el miedo de salir al exterior. Pien­so que puedo infectarme nueva­mente y me da pánico también ser una persona portadora del coronavirus.

 

¿Cómo se contagió?

No sé si me contagié en la Junta de Conciliación y Arbitraje donde laboraba o si fue en la ranchería Curahuseo en donde vivo, pero lo que sí sé, es que no le deseo a na­die la enfermedad, porque existe el riesgo de que la persona pueda morir, yo sentí morir.

Cuando llegué al Juan Gra­ham sentí que me faltaba el ai­re. Me quedé incomunicado. El médico, la enfermera, me estu­vieron tomando la presión, po­niéndome suero, todo. De ahí no supe nada. Pasaron los días. No sabía si era de día o noche. Lo único que sí sé, es que me enco­mendé a Dios. Yo le dije que es­taba en sus manos.

 

¿Qué pensaba cuándo estaba en el Hospital ?

Durante los días de encierro en el hospital Juan Graham Ca­sasús, extrañaba a mi familia porque no sabía cuándo saldría. Todos los días le preguntaba al médico si saldría ese día, pero me respondían, hasta que supe­rara el virus.

 

¿Cómo festejó al salir del hos­pital ?

Hasta el momento hay alegría en casa, pero todavía no hay fes­tejo. Pues tengo que estar mí­nimo 20 días para salir a la vía pública. Por lo regular, perma­nezco cerca de mi familia, pero evito acercarme a ellos para que no haya algún contagio.

 

 

CUÉNTANOS TU HISTORIA: Tabasco HOY publicará tu testimonio de vida.