Conecta con nosotros
79 vistas -

los datos duros

Hay algo que celebrarle a Enrique Krauze

Publicada

en

Enrique Krauze, el dueño y director vitalicio de la revista Letras Libres, ha cumplido 75 años. ¿Pero hay algo que celebrarle a este sujeto, que durante tres sexenios ha tenido secuestrado el ámbito intelectual y, concretamente la escena literaria, de este país? Algunos pensamos que debería recibir el repudio generalizado, al descubrirse que no sólo ha sido un difusor de Fake News y tergiversaciones históricas, sino, además, un propagandista de políticos y empresarios que mejor paguen sus elogios o sus diatribas.

Otros, lo menos, en realidad, han salido a celebrar a este tipo que, desde la cúspide de los privilegios, recibió contratos millonarios de parte de Vicente Fox, Enrique Peña Nieto y de Felipe Calderón.

Enrique Krauze Kleinbort, un empresario que obliga a sus subalternos a que le llamen ingeniero, jamás se ha sentido feliz de ser mexicano. De hecho, el 1 de agosto de 2008, por intermediación de Felipe Calderón y mediante el Real Decreto 1409/2008, Krauze recibió la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, firmada por el mismísimo rey Juan Carlos I de España.

No conforme con eso, en 2015, Krauze envió una solicitud a la Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil de España, para que pedir, ya de plano, la nacionalidad española por carta de naturaleza. El 11 de diciembre de 2015, el gobierno de Mariano Rajoy, mediante Real Decreto, firmado por el rey Felipe VI de España, concedió al director de Letras Libres la anhelada nacionalidad española.

Este personaje, que ha dicho admirar y tener una estrecha amistad con Eduardo Margolis, el polémico empresario que está en el centro de la conspiración del caso Cassez-Vallarta, es el mismo que ha llamado al actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, “populista”, “puritano”, “dogmático”, “autoritario”, “redentorista”, “elusivo”, “incendiario”, “coreógrafo”, “escenógrafo”, “piedra”, “monaguillo”, “polarizador social” y, claro, “mesías tropical”. Y, justo por eso, volvemos a preguntar: ¿Hay algo que celebrarle a Enrique Krauze?

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia