web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Como María Reyes, mujeres improvisaron fogones.

Centla

Hasta la leña escasea para poder cocinar

“Tenemos que comprar­la allá afuera. Los esposos la traen cada tres días y les cuesta dos pesos cada pedazo para tener para la comida”.

CAPARROSO, CENTLA.- María Reyes Ortíz está har­ta de la inundación, desde el mes de octubre perdió la tranquilidad con la que vi­vía antes.

Acostumbrada a realizar las labores del hogar, conti­núa sus quehaceres inten­tando ignorar el agua que corre y escurre por cada es­pacio de su casa.

Al frente de su vivienda improvisó un fogón, apro­vecha las parrillas que tiene, las monta en un pedazo de block y con leña hace empa­nadas para la comida de su familia.

El gas se terminó y no hay abastecimiento, así que no tiene más remedio que im­provisar. Conseguir la leña tampoco es fácil, porque to­dos los árboles están húme­dos y la leña está mojada.

“Tenemos que comprar­la allá afuera. Los esposos la traen cada tres días y les cuesta dos pesos cada pedazo para tener para la comida”.

Te puede interesar

Advertisement