Conecta con nosotros
524 vistas -

Centro

Harta de golpizas le cortó el cuello

Maribel ‘N’ estaba cansada de la violencia de su marido; ayer se defendió y lo acuchilló en la garganta.

Publicada

en

90 Visitas

VILLAHERMOSA, TABASCO.- “Dime carajo, con quien andas o te parto la madre”, eran los gritos que retumbaban en la cabeza de Maribel ayer por la mañana y en las paredes de los vecinos de la calle Miramar en el fraccionamiento Bicentenario. El reloj marcado las siete de la mañana cuando la joven mujer de apenas 19 años, atravesó el umbral de su puerta con las manos ensangrentada, “ayuda”, gritaba.

No tienen nombre, ni número, son los departamentos de Bicentenario a más de dos décadas de su construcción, tras la devastadora inundación del 2007; lucen en su mayoría destruidos, algunos utilizados por la delincuencia para sus operaciones ilícitas, por ello varios no tienen paredes, están a cielo abierto y uno de estos vivían Maribel y Damián.

ESTABA ENAMORADA

Tenían 4 años de estar juntos, apenas eran una quinceañera cuando quedó embarazada, Damián le había prometido que nada la faltaría, pero se tenía que ir a vivir con él. En aquel entonces la adolescente, ilusionada y enamorada aceptó, así terminaron en uno de los cuartos del complejo habitacional, localizado en el kilómetro 21 de la carretera a Teapa.

Pero el amor y las ilusiones, rápidamente se transformaron en una vida llena de tormentos, las adicciones por parte de él, lo llevaron a cometer constantes ataques en contra de la joven de 19 años, motivo por el cual Maribel lo abandonó en dos ocasiones.

Bastaba un “No lo vuelvo hacer, te amo”, para que ella regresara nuevamente con él, pese a los consejos de su familia que le indicaban que no lo hiciera, pues un día ocurriría una desgracia.

Se cumplió presagio, la mañana del miércoles los vecinos nuevamente eran levantados por los gritos de la joven pareja, “dime o te parto la madre”, era lo que se escuchaba desde las seis y media de la mañana, pero la discusión cesó a las siete en punto.

TODO POR UNA CARTERA

Aparentemente Damián le discutía a Maribel el haberle revisado la cartera, a lo que ella se negaba, así fue subiendo de tono el pleito, motivo por el cual ella se fue a la cocina a preparar el desayuno, para evitar ser golpeada pues sabía que podrían llegar las agresiones físicas otra vez y ya estaba cansada de ello.

Justo cuando cortaba el jamón, un golpe en la espalda y otro en las piernas la hizo volver instintivamente, pero aún tenía la hoja de acero en la mano la cual se clavó en el cuello de su esposo, le había cortado la yugular, poco a poco se desangró pese a que Maribel trato de ayudarlo, pero no pudo.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia