Conecta con nosotros
318 vistas -

Cárdenas

Harta de achaques se envenena

Tenía problemas de hipertensión y movilidad por una pierna; sus nietos observaron el suicidio.

Publicada

en

CÁRDENAS, TABASCO.- A sus 60 años Elvira se sentía harta de achaques de hipertensión y de las dificultades para desplazarse por tener discapacidad en una de sus piernas; ayer se tomó un frasco de herbicida frente a sus dos nietos, quienes sólo observaban a su abuela retorcerse y pedir auxilio.

Serían tempranas horas cuando Vidal Montiel, la actual pareja sentimental de Elvira ’N’ se había internado en el campo del sector Congregación El Jobo de la ranchería Punta Brava, no habían pasado dos horas cuando uno de sus nietos llegó pidiendo auxilio.

“La abuela se envenenó”, le gritó el menor al campesino, quien rápidamente se volvió a la casa, hallando a la mujer tirada en el suelo de la cocina en medio de un lago de secreciones, pese a ser llevada a la clínica del Poblado Gutiérrez Gomez, la fémina de 60 años de edad había fallecido.

SE FASTIDIÓ

Durante las últimas semanas sus problemas de hipertensión se habían agravado, su estado de ánimo se tornó agresivo hacía las personas que estaban cerca a ella, aunque posteriormente se arrepentía y pedía disculpa, sobre todo a sus nietos, sin embargo, los achaques se fueron juntando con sus problemas de movilidad.

Pero el fin de semana una vez más sus enfermedades la llevaron al borde de sus emociones, aunque en esta ocasión decidió poner fin a sus sufrimiento, tomó un frasco de herbicida e ingirió el contenido a la mitad, minutos después se revolcaba de dolor en el suelo y los menores pedían auxilio.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia