Conecta con nosotros

Tabasco

Habitan 30 mil ¡sobre una bomba! en zona industrial de Villahermosa

Tres asentamientos irregulares ubicados sobre ductos de Pemex, violan las normas.

Publicada

en

164 Visitas

No cavar, no construir, no golpear, son prohibiciones que por décadas han sido ignoradas en colonias y asentamientos irregulares de la zona industrial de Villahermosa, construidas sobre ductos de Pemex.

La expansión de estas localidades continúa sin que se cumplan normas ambientales, de protección civil y de desarrollo urbano vigentes, lo que eleva su nivel de vulnerabilidad frente a potenciales riesgos, como son incendios y explosiones.

De acuerdo con la delimitación del fundo legal del municipio de Centro, en la llama da Ciudad Industrial existen al menos cuatro asentamientos irregulares y de riesgo: Francisco Villa, Roberto Madrazo, Vicente Guerrero y margen izquierda del río Carrizal.

Estas localidades comparten entre sus características, además de los terrenos bajos y fangosos que ocupan, que son atravesadas por un ramal compuesto por tres tuberías de Pemex, que transportan gas y otros hidrocarburos desde Ciudad Pemex hasta Coatzacoalcos, Veracruz.

Según el atlas de riesgos de Centro, el ramal representa “una amenaza latente”, debido a que se ignora la fecha en que las líneas se instalaron, si existe algún programa de mantenimiento y si éste es el adecuado y sobre todo se cumple.

PELIGRO DE EXPLOSIÓN

Este documento señala, además, que no se conoce la profundidad en que están colocados los tubos, pero que aun así “existe un grado de explosión alto.”

La falta de información eleva el riesgo. “Desafortunadamente, si no se cuenta con la información de la ubicación exacta de estas líneas de Pemex, no puede regularse la actividad en esas zonas. Este hecho aumenta la vulnerabilidad de la población ante un peligro como el que se señala al tener un grado de exposición muy alto”, refiere el atlas publicado en 2015.

Sin embargo, eso parece importar muy poco a los residentes, quienes a lado de los señalamientos que prohíben no cavar, excavan y colocan pilares, construyen locales comerciales, viviendas, bardas y bodegas de todo tipo.

“Aquí a nosotros nos separa la calle de las tuberías, pero pasando la calle, son muchas las casas que están construidas encima de las tuberías y siguen construyendo sin que nadie les diga nada”, denuncia Lluvia Arjona, fundadora de la colonia Roberto Madrazo.

Son al menos tres los asentamientos que se levantaron sobre las tuberías.

LA NOMBRAN ‘MADRAZO’

La colonia Roberto Madrazo, según algunos de sus fundadores, comenzó a poblarse entre 1992 y 1993, a iniciativa de una asociación civil. “Le pusimos Roberto Madrazo porque por el año 1994 esto estaba lleno ya y él era gobernador, pensamos que si le poníamos su nombre nos iba a ayudar pero no sucedió así, al contrario”, recuerda Luz María, quien tiene 26 años de vivir en esta localidad.

Su casa está a más de 200 metros de las tuberías, como señala la legislación en materia de protección civil en el estado, pero aun así reconoce cuando llegó a vivir ahí tenía miedo.

1992 fue el año en que comenzaron a formarse los asentamientos.

SIEMPRE CON MIEDO

“Ese miedo siempre lo tenemos, porque no sabemos qué pueda pasar, pero también no tenemos dónde, este terreno es el que pude conseguir, de hecho he buscado otro terreno pero sale carísimo”, comenta Pablo Gómez, quien vive en la calle continuación de Villa Las Flores.

Cuando adquirió su lote dice que tuvo que rellenar porque era demasiado bajo, al grado que cubrió una barandilla de tubería con la que Pemex delimitaba su ramal. Hoy apenas se ve una parte sobre el suelo. La otra está cruzando un canal y divide los terrenos de la deportiva de Villa Las Flores.

Justo en la calle continuación están las señales más antiguas colocadas por Pemex, corroídas por el paso del tiempo. Algunas solo tienen el nombre de la empresa, otras el kilometraje y el resto leyendas con los mensajes de restricción, que prácticamente nadie respeta.

“Aquí se construyó en tiempos de Andrés Granier el drenaje, años después se pavimentó la calle principal y se cavó hondo, cerca de donde pasa la tubería y no se encontró, hay quienes dicen que está a siete metros de profundidad”, comenta doña Luz María.

Lo cierto es que luego de tres décadas, la condición irregular de estos asentamientos sigue profundizando la desigualdad y la marginación. Cuentan con servicio de luz eléctrica, incluso de alumbrado, pero el agua potable les llega ocasionalmente y la vigilancia policial es muy esporádica.

Contrasta con las condiciones que muestran las colonias Indeco, Ciudad Industrial, Lagunas y la misma Villa Las Flores, cuyas calles, al menos, están todas pavimentadas.

tabascohoy.com

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia