Conecta con nosotros
83 vistas -

MAÑANERA …CON LUPA

Golpes mediáticos estériles

Publicada

en

“¿Creen que la gente no sabe quién es quién los medios de información? Lo saben perfectamente. Sale un artículo en el Washington Post, en el New York Times, y no pasa nada si no hay sustento y si mienten, o son parciales o no son objetivos. No debe de preocuparnos eso, hay que estar nada más atento a que se hagan las cosas bien”.

Con esas palabras en su conferencia matutina del pasado viernes, el presidente volvió a mandar un mensaje a los grandes medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, que lo han venido descalificando desde el inicio de su administración, sigan publicando o hablando mal de mí y de la 4T, sigan usando sus periódicos, radio o televisión para atacar mi gobierno, de cualquier modo, nadie o muy pocos les creen ya –es la visión y “recado” de AMLO –

NO FUE LA LLUVIA

En una otro tema de su conferencia, el mandatario reafirmó lo que en otras ocasiones ha señalado marcadamente: que las grandes inundaciones en Tabasco, especialmente la del año 1999, fueron producto, más que de las propias y fuertes lluvias (que efectivamente ocurrieron), de la política neoliberal de otorgar preferencia a las firmas privadas para “subir” su electricidad a la red, dejando a la CFE y las presas del alto Grijalva, acumular altísimos volúmenes de agua hasta que no fue posible contenerlas más teniendo que abrir las compuertas para derramar los excedentes en la planicie tabasqueña con nefastísimas consecuencias para cientos de miles de personas.

El presidente no dejó lugar a dudas y su mensaje es, que él y los tabasqueños lo saben, que el país entero debe saberlo y les reclama: NO fueron las lluvias, sino su ambición y conservadurismo de favorecer a los privados sobre la gente, la que ha inundado Tabasco.

Por ello no se cansa de repetirles (aunque tercos y sordos no lo aceptan), que, en su gobierno, el bienestar y protección de la población está por encima de la generación de riqueza monetaria a manos privadas.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia