Conecta con nosotros

Piales y colas

Gerardo Bernal, un charro completo

Publicada

en

121 Visitas

›Triunfó el más veterano de la dinastía Bernal. Su fórmula fue sencilla: usó su colmillo de tantísimas charreadas. Estas le dieron hermosos 211 puntos que lo clasifican como el mejor en la primera fase del “Campeonato estatal charro completo”. Que tipo tan talentoso. Sus “piales” y manganas fueron de excelente manufactura.

En la tribuna, muchos teníamos la ligera sospecha de ver triunfar a cuatro de nuestros mejores ases: Luis Calderón, Juan Pablo Romero, Freddy Iris y Juventino Andrés Parra. Pero…fallaron nuestros pronósticos. ¿Por qué? Porque en estas competencias la suerte es primordial.

Uno de los favoritos, Juventino Andrés Parra, ni siquiera se vistió de charro. Es como si usted quisiera sacarse el premio gordo de la lotería, pero no compra billete. Así le pasó a este muchacho.

Hubo otros tres “charros lampiños” que nos dejaron un grato sabor de boca. Para clasificar a la siguiente fase, necesitaban sumar 180 puntos. Y solo lo lograron, aparte de Gerardo, Marco Antonio Ruiz Hidalgo (203) puntos. En tercer lugar, Víctor Hugo Herrera Herrera, el hijo de Silvia Herrera, quien metió 188 puntos a su cuenta.

Tengo que destacar también la temperamental, “riñonuda” y ambiciosa actuación del charrito de Huimanguillo de 11 años, José Miguel Bernal Jiménez, de la selección “A”. En cinco años, les vaticino, será campeón charro completo por muchos años. Será el sucesor del quince años campeón de Tabasco, Marcos Domingo Ordóñez Buendía. Es un “charrazo” en ciernes…

Otro, el charro Luis Calderón, estuvo a punto de hacer la chica y clasificar, pero se quedó a un puntito de los 180 puntos. Hay que reconocer sin embargo que es un charro completo de primera categoría.

Y quizá la simpatía me haga decir que, al juvenil charro de 15 años, Javier Graniel Ordóñez, que apenas hizo 130 de 150 puntos. Metió un “pial” de muchísima categoría y una mangana a pie de verdadera antología. ¿Qué necesita Javier? Más oportunidades en los piales, en la terna y en las manganas a pie y a caballo…¡¡¡Ya vinieran, lampiños!!!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia