Connect with us

Hola, que estas buscando?

José Rubén Ferrer del Río, propietario de la empresa CM del Golfo.

Tabasco

Gané la licitación en Centro: Ferrer

El empresario señaló que la alcaldía pone al “dragón” a disposición de quien gana la licitación.

TABASCO.- “Los contratos para la pavimentación con la máquina asfaltadora los gané en una licitación pública que hizo el Ayuntamiento de Centro”, afirmó el propietario de la empresa CM del Golfo, José Rubén Ferrer del Río.

En entrevista con Grupo Cantón, el empresario explicó que la Dirección de Obras Públicas del municipio convocó a una licitación y mediante la calificación o mejor propuesta se asignó la obra a un proveedor que cumple, en este caso a la empresa CM del Golfo. “Yo las licité, no fui la única empresa que participó”, afirmó.

NO FUE PRÉSTAMO 

 

Rechazó que el Ayuntamiento le otorgara en préstamo el dragón, sino que -aclaró- la máquina la recibió en comodato.

“No me prestó. Hubo una licitación pública a la cual se pudo inscribir cualquiera, nos presentamos varios y gané las licitaciones en primer lugar”

Y agregó: “El Ayuntamiento lo pone (el dragón) a disposición de las empresas que quieran participar y las reglas del juego son: ustedes lo usan, lo mantienen y me lo devuelven”.

Explicó que este tipo de contratos que permiten recibir en comodato la máquina asfaltadora “el dragón”, hacen que los costos de la obra se abaraten, a tal  grado que las metas pueden duplicarse.

De acuerdo al empresario, “al Ayuntamiento le sale más barato dar en comodato el dragón porque no tiene personal (…) Yo invierto en la contratación del personal capacitado y técnico que no tiene el Ayuntamiento” dijo.

Recientemente se dio a conocer que la alcaldía de Centro adjudicó  tres contratos por un monto conjunto de 71.4 millones de pesos, a CM del Golfo SA de CV.

 

“No le he vendido ni una curita al Insabi”

 

Tras señalar que CM del Golfo es una empresa totalmente constituida con un objeto amplio, el  propietario de la misma José Rubén Ferrer del Río, afirmó que no existe ninguna ilegalidad en  vender productos médicos y rechazó ser familia de Juan Ferrer, director del Insabi, a quien  dijo: “No le  he vendido ni una curita”.

“Lo que quiero decir es que soy un empresario que cumplió las reglas del juego, que está dentro de la ley. La adjudicación directa de las compras lo permite el decreto estatal y federal”, afirmó.

Y agregó: sabía que  si yo entregaba las cosas en tiempo y calidad iba a ser un proveedor confiable y fue lo que hice, nunca quedamos mal”.

Explicó que como empresario aplicó talento, identificó el nicho de negocio y arriesgó su capital para garantizar el abastecimiento de insumos médicos.

Te puede interesar

Advertisement