Conecta con nosotros
142 vistas -

MAÑANERA …CON LUPA

Función social, no mercantilista

Publicada

en

“Un banquero de estos muy conservadores me mandó a decir que no estuviese yo pensando que echar a andar un banco era construir casitas. Hacía referencia a las sucursales del Banco del Bienestar…” Así lo reveló AMLO durante su conferencia matutina.

Como casi siempre, lo referido lleva mensaje y este apunta a que está muy consciente del reto de crear una red de sucursales extensa y funcional porque “el banco puede hacia adelante desarrollarse y dar muchos servicios, pero ahora lo principal es que disperse los fondos de los programas de Bienestar…”.

El presidente deja en claro que el Banco del Bienestar tiene una función más social que mercantil al atender segmentos que la banca comercial NO atendería si no es mediante una contraprestación monetaria, pero también entiende –y tal cual lo expresó – que “no se trata de que el Estado asfixie la iniciativa” de la inversión privada en instituciones financieras, sin embargo, el hecho de no invadir todas las funciones de los privados, no implica abandonar a determinados grupos de la población.

AMLO desliza otro mensaje: vamos a seguir ayudando a los más vulnerables, si es mediante un banco gubernamental se hará de ese modo, sí es cubriendo segmentos que otros, por no reportarles grandes utilidades, menosprecian, lo atenderemos nosotros –lo deja ver claramente – sin decirlo textualmente. Al mismo tiempo revalida o reafirma la confianza en Víctor Lamoyi Bocanegra, director general de esa institución, pues además de eficiente, es un funcionario (de los pocos), que entienden y comparten la visión del mandatario en torno a que la función del banco es social y no políticoelectorera.

El mensaje general a fin de cuentas es que el Gobierno Federal atenderá áreas o funciones prioritarias que a los particulares no les resultan rentables, ya lo hizo en la banca, ahora será con internet, les advierte entre líneas: inclusión financiera e internet no debe ser sólo para quienes pueden pagar.

 

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia