web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Fue Premio Estatal de la Juventud y se creía inmune al Covid

“Honestamente pensé que el Covid-19 no existía hasta que lo viví, mi mayor susto fue perder el olfato durante seis días”

VILLAHERMOSA.- Un total de 30 días de reposo le costó a Ramón Alberto Velázquez Córdova, Premio Estatal de la Juventud Tabasco 2018, el no haber creído en la enfermedad del Coronavirus, luego de contagiarse en el transporte público. Asegura que veía como todos los pasajeros se agarraban del pasamanos y se tocaban la cara; él intentaba no hacerlo pero en un descuido tocó el pasamanos y seguramente luego se pasó las manos por la cara.

Afirma que todo empezó con un dolorcito de garganta, luego vinieron los escalofríos, hasta que se hizo los estudios y se dio cuenta que estaba contagiado. Luego de pasarse un mes encerrado, reflexionó que la vida es una y siempre hay que procurar protegerse. Hoy es un vencedor Covid y no duda en recomendarle a las personas utilizar cubrebocas, a no realizar fiestas en tiempos de la enfermedad, porque la alegría momentánea por una festividad se puede convertir en la desgracia de una familia, más cuando hay fallecidos.

¿Qué se siente ser un paciente Covid?

Es terrible, el viernes 27 de mayo inicié con un ligero dolor de garganta y cuerpo agotado.

Pasaron cuatro días, perdí el olfato y el gusto; además, presenté un poco de dificultades para respirar al dormir.

Ya había escuchado de los síntomas de la enfermedad y pensé que eso era, pero no quería creerlo, y para quitarme la duda me realicé los estudios y supe que tenía el virus. Desde entonces me quedé 30 días en reposo, aislado, hasta que poco a poco mejoré conforme tomaba los medicamentos.

 

¿Dónde crees que te contagiaste?

Soy de la comunidad Arroyo Hondo primera sección del municipio de Comalcalco.

Viajé en cuatro ocasiones a la ciudad de Villahermosa para realizar un trámite de un proyecto, y lo hice en el transporte público.

Seguramente ahí me contagié; veía que las personas agarraban el pasamanos, se tocaban la cara y yo evitaba tocarlo para no contagiarme, pero era evidente que también estaba en riesgo de contagio.

A los cuatro días de haber llegado a la capital del estado, de haber viajado en el transporte público, empecé a sentir algunos escalofríos, el cuerpo cortado y un dolor de garganta que pasó de leve a intenso, entonces entendí que eran los síntomas propios del Covid-19.

 

¿Te hospitalizaron?

No, afortunadamente no toqué cama de hospital, solamente acudí con dos médicos particulares para comparar las versiones de los síntomas que presentaba.

Yo no creía que era Covid, o mejor dicho trataba de negarlo, pero ambos médicos me recomendaron hacerme la prueba y, en efecto, di positivo.

En ese momento confieso que me sentí un poco triste y pensaba mucho en la enfermedad; y eso te sucede cuando no crees en algo, pero finalmente te ocurre.

En ese momento empecé a asimilar mi realidad y no que quedó de otra que llegar a la aceptación; tuve que comprar los medicamentos recetados por los médicos para enfrentar al virus.

 

¿Cómo los venciste?

Bueno, si bien no creía en el Coronavirus, sí soy una persona de fe a Dios, y nunca la perdí.

Una vez que me dieron los resultados y me di cuenta que era positivo, me encomendé a Dios.

También tomé la Ivermectina, Levozitirizina, Oseltamivir, Azitromicina y me inyecté Betametasona.

El tratamiento prácticamente duró un mes y bebía constantemente agua para hidratarme.

La enfermedad te provoca mucha sed, porque tu cuerpo está caliente y absorbe rápido el agua.

Honestamente pensé que el Covid-19 no existía hasta que lo viví, mi mayor susto fue perder el olfato durante seis días.

¿Qué mensaje le das a las personas?

Exhorto a las personas a que no dejen de usar cubreboca.

Nos debemos proteger la nariz y la boca.

También que no realicen fiestas; hay gente que sigue haciendo fiestas sabiendo el riesgo a lo que se exponen. Les pido que no lo hagan; es mejor estar tranquilos en casa, esperar que pase la pandemia a estar preocupados por haberse contagiado y porque algún familiar haya fallecido por realizar festejo.