Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Entre el agua se encuentra el panteón de El Cedral.

Festejarán a muertos… de lejitos

Los panteones no se abrirán al público este dos de noviembre sino hasta que la Secretaría de Salud lo indique.

TABASCO.- El festejo de Día de Muertos de este año será totalmente diferen­te, no habrá familias reunidas vi­sitando y recordando a aquellos que ya fallecieron.

Tampoco habrá mariachis cantando en los cementerios del Centro, y es que las anegaciones afectaron a al menos 3 panteones de Villahermosa, y sumado a ello se encuentra la pandemia provo­cada por el Covid-19 que mantie­ne con candado las entradas a los camposantos.

De acuerdo con Jorge Me­léndez, trabajador del panteón Central de Villahermosa, estos recintos de descanso no se abri­rán hasta que la Secretaria de Sa­lud marque en semáforo verde, por lo que este 2 de noviembre permanecerán cerrados al públi­co en general.

“Nosotros seguimos trabajan­do de manera normal, pero las puertas para el público en general se abrirán hasta que la Secretaría de Salud marque semáforo verde, y permita que la gente pueda con­vivir en estos espacios como lo era antes de la pandemia”, señaló el trabajador.

Y aclaró: Este Día de Muertos va a ser inusual porque la gente tendrá que festejar a sus familia­res desde su casa con altares, y no aquí donde sus cuerpos descan­san”, explicó Jorge Meléndez.

 

CON MÁS AFLUENCIA

Cabe recordar que en el munici­pio del Centro hay 42 panteones municipales, pero los más visita­dos son el panteón Central con hasta 2 mil ochocientos visitan­tes en el día de muertos.

El panteón de Ocuiltzapot­lán recibe unos mil doscien­tos visitantes, el de Tamulté mil ochocientos, el de Sabinas mil trescientos y el de Gaviotas mil setecientos.

 

 

‘Espantan’ Covid e inundaciones a Halloween

Este año el Covid-19 y las inundaciones espantaron al Hallowen. A diferencia de otros años, este no tendrá festejos de Día de Muertos ni Hallowen, pues debido a que no se pueden realizar reuniones masivas ni fiestas, muchas personas no ten­drán su tradicional fiesta de disfraces.

De acuerdo con Ricardo Martínez, gerente de una co­nocida tienda de disfraces del Centro, este año se prevé que las ventas caigan hasta en un 80 por ciento, algo que no había visto, pues nunca había bajado tanto su activi­dad comercial.

 

MUCHA CRISIS

“Nunca en nuestra historia habíamos vivida este tipo de crisis, este año va a ser completamente diferente a otros años, no tenemos mu­chas ventas y si hay quienes vienen a comprar, pero ha­blamos de dos o tres per­sonas al día, cuando antes eran hasta 15, sobre todo porque igual las escuelas les pedían disfraz y hacían des­files”, dijo.