web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Con el 32.5 por ciento de hogares tabasqueños usando leña se eleva el riesgo de contraer covid.

Expone cocinar con leña al Covid

Inhalación del humo provocaría males crónicos como bronquitis y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Habitantes de más de 209 mil ho­gares de Tabasco, principalmente en zonas rurales de cinco munici­pios, se encuentran vulnerables al Covid-19 por el uso de leña, de acuerdo con el Indice de Vulne­rabilidad en en poblaciones rura­les y periurbanas generado por la UNAM y difundido por el Cona­cyt.

En Tabasco hay un total de 646 mil 059 hogares, de los cuales el 32.5 por ciento cocina con leña, carbón u otros materales.

Se trata de los municipios de Balancán, Cunduacán, Huiman­guillo, Jonuta y Tacotalpa, que es­tán dentro del rango de un nivel ‘Crítico’.

En nivel ‘Muy Alto’ se ubican Cárdenas, Centla, Centro, Co­malcalco, Jalpa de Méndez, Ma­cuspana

y Paraíso, mientras que en ‘Medio’ están Emiliano Zapata, Jalapa, Nacajuca, Teapa y Teno­sique.

El documento generado por municipios en el país identifica las áreas prioritarias de atención y señala que esta situacion afecta a 28 millones de mexicanos que cocinan con leña, y que además se está agravando ante la crisis económica.

Señala que la exposición al hu­mo de leña se ha asociado no so­lo a enfermedades respiratorias agudas, como infecciones, si no también a crónicas como la bron­quitis crónica o la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y al cáncer pulmonar.

Tanto la EPOC como varias enfermedades cardiovasculares empeoran el pronóstico de las in­fecciones por Covid-19 y son pre­dictores de muerte.

En otras palabras, el Covid-19 puede exacerbar varias de las en­fermedades concomitantes, ya de por sí un evento adverso, ya que se incrementa el uso de servicios de salud y sus gastos, las hospita­lizaciones y las muertes.

Señala que también se incre­menta el riesgo de muerte por Covid-19.

 

ACCIONES VITALES

El estudio recomienda acciones específicas en estas áreas para mi­tigar los posibles efectos de bro­tes de COVID-19, entre las que se encuentra la- vigilancia y dispo­sición de equipo médico básico en las clínicas rurales de estas lo­calidades, así como implementar programas de estufas ecológicas y asegurar el abasto y acceso al gas LP en las zonas periurbanas.