web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Los trabajadores indígenas se plantaron y fueron despedidos.

Explotan y mal pagan a obreros de Nacajuca

Trabajadores de la compañía ‘Apollo’ son obligados a sanear afluentes sin equipos y seguridad. Carecen de prestaciones de ley.

TUCTA, NACAJUCA.- Doce traba­jadores indígenas fueron despe­didos por hacer un paro laboral y pedir seguridad y protección en el trabajo ya que no cuentan con ser­vicio médico.

A un año del derrame de aceite en el poblado de Tucta, los traba­jadores de producción y mante­nimiento de la compañía ‘Apollo’, decidieron pedir equipo para pro­tegerse, ante las laceraciones que produce el contacto de aceite con el cuerpo, pero en vez de ser escu­chados fueron despedidos.

El trabajo consiste en meterse al medio acuoso de la laguna llena de aceite producto del derrame de la línea 16, al estar tanto tiempo su­mergidos dentro del aceite, los tra­bajadores presentan laceraciones en la piel y en esas condiciones son obligados por la compañía a traba­jar, sin recibir servicio médico, ya que no cuenta con seguro social, las protestas se derivan de que dos trabajadores estuvieron a punto de morir ahogados, pero en vez de ser escuchados fueron despedidos.

Al no recibir el equipo adecua­do se fueron a paro laboral por incumplimiento de la compañía, al no darles los equipos de pro­tección personal y con la mínima seguridad y salud; el 8 de julio dos trabajadores de nombres Hilario Pérez Lázaro y José del Carmen Ovando estuvieron a punto de perder la vida, luego de los hechos iniciaron un paro laboral y la com­pañía tomó represalias y despidió a los trabajadores.

Representantes de la compa­ñía ‘Apollo’ dicen que a ellos no les hacen nada porque cuentan con el apoyo de los delegados municipa­les y de la alcaldía de Nacajuca, en tanto que los trabajadores piden que los apoyen con la reinstala­ción o la liquidación conforme a la ley de los trabajadores.

“Ya ha ido personal de Pemex pero hasta el momento no vemos alguna sanción a la compañía”, la­mentaron.