web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
La limpieza facial ayudará a controlar adecuadamente la producción de grasa y la formación de espinillas.

Evita las espinillas en el rostro

Aunque hay muchos mitos sobre la causa del acné, algunas rutinas diarias pueden propiciar su aparición

¿Te has preguntado alguna vez por qué aparecen constantemen­te esos puntos negros que afean la cara? Las espinillas en el rostro, al contrario de lo que se piensa, no son producto de la suciedad ni la falta de higiene. Sus causantes tie­nen otros orígenes que es bueno conocer para combatirlas mejor.

Los folículos pilosos que hay en cada poro producen grasa pa­ra lubricar el pelo y la piel. Con los cambios hormonales las glándu­las sebáceas pueden alterarse y la producción de grasa aumenta. Eso ocasiona que los poros de la piel se obstruyan y atrapen células muer­tas y bacterias.

Cuando el bloqueo se produce debajo de la piel, los puntos no os­curecen y se producen los llama­dos puntos blancos. Estos, al no estar expuestos, tienen menos pro­babilidades de infectarse.

Por eso descubre que cosas pueden provocar la aparición de las molestas espinillas.

 

EL ESTRÉS

Aunque no hay pruebas concluyentes, algunos dermatólogos consideran que el estrés crea un campo favorable para la aparición de espinillas, debido a que puede aumentar la producción de cortisol y estrógenos.

 

CAMBIOS HORMONALES

Esa es la razón por la cual las espinillas en el rostro aparecen más durante la pubertad. En esa etapa de la vida, las hormonas estimulan la producción de sebo y de células, tanto en hombres como en mujeres.

 

EL MAQUILLAJE

El maquillaje obstruye los poros y facilita la producción de bacterias y de células muertas. Esto, obviamente, favorece la aparición de espinillas en el rostro, principalmente cuando se deja durante la noche o no se limpia bien.

 

EL SUDOR

El sudor acumulado en la piel causa la aparición de una levadura llamada Pityrosporum folliculitis, que irrita la piel y obstruye los poros. El acné producido por el sudor aparece más en la espalda, brazos y pecho, pero también puede afectar al rostro.