Conecta con nosotros
119 vistas -

Opinión

¿Eso es todo?

Publicada

en

Por Héctor Tapia

 

  • Tabasco a la mitad del camino y con pocos resultados
  • Se acaba la refinería, y se acaban también los empleos

 

En su libro A la mitad del camino, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reproduce una frase —construida para reforzar la idea de consolidación— y pronunciada en el mensaje de su tercer informe: «Es tan importante lo logrado (…) que hasta podría dejar la Presidencia sin sentirme mal con mi conciencia».

Retomo la frase y la resalto porque al igual que el gobierno de López Obrador, el de Tabasco se encuen­tra a mitad del camino, entonces vale la pena revisar qué tan importante es lo que se ha logrado en el esta­do en este tiempo. Aunque se ha recibido suficiente apoyo para reducir el rezago social y económico no se observan grandes mejorías.

El paso transformador que satisface a López Obrador en el país, no se ve aún consolidado en estas tierras, castigadas varios sexenios con malos gobiernos. Lamentablemente —cosas de la política— Tabasco llega a la primera mitad de su asenderado camino, con una administración que se encogió a tres años y que empezará el siguiente tramo, el más complicado, con un jinete de repuesto.

Ya se han ido tres años de un presidente tabasque­ño y en el estado todos los logros que brillan son fede­rales: la refinería, el Tren Maya, las remodelaciones de parques en los municipios, los programas sociales con mucho dinero. Al gobierno local nunca se le vieron estrategias que incentivaran la planta productiva, tampoco un plan audaz para atraer inversiones.

¿Qué pasó con las cuencas lecheras en Los Ríos y Macuspana? ¿Dónde están las inversiones como la de la planta de refrescos Pascual en Cunduacán? Pa­rece que todo se ha dejado en manos del gobierno federal. El comportamiento de la administración local ha sido similar al de otras del pasado que han llegado sin un plan para transformar al estado, sin planes de austeridad y que lo han venido endeudan­do cada gobierno más y más.

El histórico gobierno presidencial ya ha des­plegado sus principales proyectos y ahora busca ir cerrando círculos. Poco a poco va enfilándose hacia lo que en dos años y meses será el final de lo que fue una oportunidad de oro para el estado.

¿Eso es todo lo que Tabasco pudo obtener de este gobierno? No olvidemos que las mega obras como la de la refinería se acaban y aunque crean muchos empleos, no dinamizan la economía como sí lo hace la inversión privada.

Las autoridades no lograron entender a tiempo que el dinero público se acaba, sólo los proyectos de gran inversión privada prevalecen por años, pa­gando impuestos, generando empleos y derrama.

El piloto automático sigue en ruta. De verdad ¿Eso es todo?

 

• • •

A tres años de distancia solo se puede decir que López Obrador no se olvidó de su tierra y que los números así lo demuestran. Desgraciadamente el desgaste y rezago en la entidad ha sido bárbaro. Aunque tampoco se debe desestimar otro punto im­portante: el tamaño del voto, tomando en cuenta su lista nominal, fue arrollador en favor del paisano. Es mucho el amor, pero también sigue siendo mucha la expectativa que aún se espera de él.

  • Desde septiembre del 2018, aún sin tomar po­sesión, Rocío Nahle ya visitaba los terrenos donde se construiría la nueva refinería de Dos Bocas con una inversión de 9 mil millones de dólares, y en la que se procesarán 340 mil barriles de petróleo.
  • En Balancán y Tenosique la rehabilitación y am­pliación de las vías, así como las estaciones del Tren Maya han dejado beneficios a la población local.
  • El 2 de febrero, con autorización de López Obrador, la CFE firmó un acuerdo con el gobierno de Tabasco para decretar un borrón total y cuenta nueva a todos los morosos de luz, lo que significó una derrama de 11 mil millones de pesos.
  • En el padrón único de beneficiarios de progra­mas sociales manejados por la federación, el estado de Tabasco aparece con un listado de 750 mil 507 personas de los 17 municipios del estado afiliadas.
  • A nivel gubernamental, las participaciones federales pasaron de 40 mil 761 millones de pesos, en el año 2017, a 45 mil 867 millones de pesos, en el año 2018; y durante el 2019 —primer año de la adminis­tración morenista— la federación envió 49 mil 613 millones de pesos a la entidad. Y en 2020, a pesar de la reducción de ingresos en Hacienda ante la pandemia y la reducción mundial de la economía, le transfirió al estado ¡50 mil 306 millones de pesos!

Hago un alto aquí. Como se pudo apreciar, los recur­sos, apoyos y programas sociales que llegaron en estos tres años fueron importantes, pero no suficientes, pues hace falta un esfuerzo extra local.

Si la apuesta es cerrar el sexenio controlando el gobierno a través del capitán Carlos Merino, claro que lo pueden hacer a control remoto, a distancia. Pero es necesario que en este último jalón, aprovechando la sa­cudida de funcionarios que hubo, se retomen los planes de austeridad, como el de la jubilación adelantada.

También es urgente revisar la nómina, en la que el Poder Ejecutivo reportó que en 2020 tenía una plan­tilla de 33,701 plazas y esta subió a 36,651 empleados y se pudo verificar que no se trata de contrataciones en el sector salud que pudieran estar vinculado al Covid-19. Para mejorar las finanzas y que estas sirvan para generar mejores condiciones para los ta­basqueños, deben aplicar renegociaciones salariales, medidas urgentes y temporales.

De lo contrario podrán llegar miles de millones de pesos de la federación, como ya ocurrió en esta primera parte del gobierno y la falta de recursos seguirá, porque el problema no es de dinero sino de su administración. Y cuando hablo de una mala administración es porque los números así lo demuestran: en el 2019 tuvieron que re­querir de un préstamos de 2,500 millones de pesos, y en 2020 otro de 3,500 millones de pesos, y al cierre de agosto de este año el Congreso Local les autorizó otro más —este a largo plazo— de 1,500 millones de pesos, el cual Carlos Merino ha señalado que usará en 2022.

Eso que llaman la cuarta transformación en su versión federal se ha sentido en Tabasco, no así la que corresponde al gobierno estatal que ni ha aprovechado los beneficios enviados por la federación ni ha aplicado una transformación que permita hacer un uso inteligen­te de estrategias. La clave en Tabasco está en diversificar sus programas: Atracción de inversión; Turismo de aven­tura y negocios; agroindustria y por supuesto el petróleo. Merino y el equipo que lo acompaña tienen por delante tres años para demostrar que la 4T local existe y que puede elevar la calidad de vida de los tabasqueños.

 

• • •

Para cerrar dejo esta última reflexión: el Presidente anunció desde Dos Bocas el domingo pasado, que en nueve meses quedará terminada por completo la refinería, eso significa que esa mano de obra que durante estos tres años generó un promedio de 35 mil empleos directos, principalmente en el sector cons­tructor, está llegando a su fin.

Recordemos que hasta antes del inicio de esta mega obra, en diciembre de 2018, Tabasco era primer lugar nacional en desempleo, registrando únicamente a 165,576 trabajadores, este número cambió positiva­mente, para agosto de 2021 el estado tenía afiliados ante el IMSS a 201,725 trabajadores, gracias a la de­manda de empleo en Paraíso.

Ahora el reloj juega en contra. Según el aviso del pre­sidente la refinería ya no requerirá todo ese mundo de obreros en 271 días, lo que representará la pérdida del 90 por ciento de los empleos que hoy operan en la zona.

Un ejemplo de cuántas personas podrían operar la factoría al concluirse, es Deer Park, refinería adquirida al 100% por Pemex este año, y en donde trabajan mil 500 per­sonas de manera directa y mil 200 contratistas en el sitio.

Hoy se han instalado restaurantes, inmobiliarias, hoteles, dormitorios privados (tipo galeras), plazas comerciales y demás negocios, que viven del circulan­te que generan esos 35 mil empleos de Dos Bocas. ¿Y cuando se acabe la materia de empleo a dónde irán?

 

«No es el error, sino la inacción lo que hace fracasar al hombre»

JOSÉ ANTONIO MARINA

 

SÍGUENOS:

EN TWITTER: @HECTORTAPIA_

EN FACEBOOK: ELTABASQUENOMX

Escríbeme: [email protected]

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia