Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
IVONNE ÁLVAREZ

Es enfermera, pero se contagió de Covid en su casa

Relata que primero uno de sus hijos se infectó, luego el segundo, y por brindarles atención el virus la alcanzó.

CDMX. “Mis hijos, jóvenes los dos, se contagiaron de Coronavirus y por brindarles atención, fui por­tadora también, por lo que tuve que aislarme dos semanas para no afectar a mis familiares”.

Ivonne Álvarez trabaja como enfermera en un hospital público del Estado de México, y aún cuan­do trató a pacientes con el virus SARS CoV-2, tuvo la fortuna de no contagiarse.

Sin embargo, relata que pri­mero uno de sus hijos se contagió, luego el segundo y por brindarles atención el virus la alcanzó.

Narró a Grupo Cantón que el primero que se contagió fue uno de sus hijos, pero como todo empezó con una gripe y dolor de cuerpo, nadie de la familia optó por ais­larse y siguieron conviviendo con toda normalidad.

Sin embargo, a los seis días de que su segundo hijo estaba en cama y aislado, los síntomas empe­zaron a mostrarse también en ella.

 

¿Cuándo inició con los síntomas?

Todo empezó en la segunda quince­na de julio, cuando iba saliendo de la enfermedad mi segundo hijo.

Empecé a sentir dolores que ja­más había sentido en todas las arti­culaciones y emperaban en la medi­da que pasaba el tiempo.

Aún con los síntomas me resistía a creer que tenía el Covid-19.

 

¿Qué pasó durante los siguien­tes días?

Mi cuerpo resentía los estragos de la enfermedad. Quiero decirte que yo ya me encontraba aislada de mi familia, pero siguiendo los mismos tratamientos y cuidados que lleva­ron mis hijos para aliviarme.

El Paracetamol jugó un papel muy importante, al igual que otras medicinas contra la fiebre, tos, gripe y dolor muscular.

Reconozco que no hay una cura contra el Covid-19, sin embargo cuando uno está enfermo prueba de todo con la esperanza de que nues­tra salud mejore.

Así estuve por cinco días, porque después mi salud em­pezó a mejorar.

 

¿Todo ese tiempo enfrentó el Covid-19 en su casa?

Así fue, porque no fue necesario hospitalizarme ya que la infor­mación que poseía después de haber atendido a mis hijos me ayudó mucho para tratarme.

No fue fácil, sin embargo tuve el apoyo de mi familia. Siempre estuvo pendiente de mi salud y todo ese ánimo y solidaridad me ayudó mucho.

 

Cinco días con intensos dolo­res, ¿qué pasó después?

Por recomendación médica tuve que mantenerme aislada 14 días, sin contacto con mi fa­miliar para no contagiar a más miembros; ya era suficiente con tres.

Ingerí muchos líquidos, agua, sueros, para no sufrir des­hidratación.

Supe que conocidos tuvieron di­ficultades para respirar, caminar, les dio diarrea, perdieron el sentido del gusto, pero yo afortunadamente no padecí todo eso.

 

¿Creían en el Coronavirus an­tes de que se contagiaran sus dos hijos?

Sí, toda mi familia, pero más yo, por­que en el hospital donde trabajo, allá por el mes de marzo, empecé a aten­der enfermos con Coronavirus, por lo que reforzamos las medidas de higiene en la casa.

Pero como te comenté al princi­pio, andando en la calle no sabe uno donde se pesca el virus.

 

¿Qué mensaje envía a personas que arman fiestas?

Que es un irresponsabilidad y fal­ta de sensibilidad, pues si ellos no creen no deben exponer a los de­más, porque no solamente se afec­tan ellos sino a los demás miembros de la familia.

Imagínate que en sus casas ten­gan a personas de la tercera edad o enfermos crónicos. Ellos pagarían con su salud la irresponsabilidad de quienes no creen en el Covid-19.

Hoy que la mayoría de la pobla­ción ya salió a las calles por la nece­sidad de trabajar, es cuando más nos debemos de cuidarnos, porque hay que recordar que aún no existe una vacuna para contrarrestar los efec­tos del Coronavirus.

 

¿Sufrió algún rechazo por haber­se infectado?

No, para nada, al contrario tuve solidaridad de muchos de mis fami­liares y amigos.

Querían ir a visitarme a mi casa pero sabían que por recomendación médica tenía que mantenerme ais­lada por lo menos 14 días para que despareciera el virus.

Ya habrá tiempo de reunirnos y contar la amarga experiencia, por lo pronto hay que guardar la sana dis­tancia y las visitas hay que dejarlas para más adelante.

 

¿Quedan secuelas después de su­perar el Covid-19?.

Afortunadamente para mi no. Yo creo que porque sólo me duraron los fuertes dolores cinco días.