web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Centro

Eran divorciados, la adversidad y su hijo los volvió a unir

CENTRO,TABASCO.- Perdonar es liberar los sentimien­tos negativos que entierran a los positivos en lo más profundo, re­nunciar a la carga pesada que pone en una situación de dificultad al in­tentar avanzar en el día a día.

La señora Matilde Zacarías Ni­colás y el señor Roberto Aguirre, ambos habitantes de la ranchería Monal segunda de Gaviotas Sur, estuvieron casados durante mu­cho tiempo, pero se divorciaron hace 20 años por diversas diferen­cias y por sentir que eran incom­patibles, con las inundaciones se reconciliaron para poder cuidar de su hijo con problemas mentales.

SU RETOÑO

Adrián Aguirre Zacarías sufre de un trastorno mental psicótico desde hace 10 años causado por el uso excesivo de sustancias ilí­citas, los delirios y alucinaciones son constantes en él, los episo­dios de ataques no son algo fácil de llevar, ni para él ni para sus padres.

Mientras el agua se acercaba a la casa de la señora Matilde, ella pensaba en su hijo, pues se le difi­cultaría poder sacarlo por sí sola, estaba enfocada en asegurar el bienestar de Adrián, no importaba nada más que él, ni su patrimonio anegado.

LO INESPERADO

Fue ahí cuando se llevó una sor­presa al ver al señor Roberto en la puerta de su casa decidido a auxi­liarlos.

En ese momento se olvidaron de su mala historia, juntos tenían que salir de allí antes de que la si­tuación se pusiera peor.

Buscaron un lugar en el que se pudieran refugiar mientras sus hogares estaban entre el agua, y al estar libres de todo peligro, de­cidieron perdonarse para poder enfrentar el problema en el que se encuentran, no sólo para sanar su corazón, sino también para cuidar de su hijo, quien los necesita ahora más que nunca.

En el refugio temporal “1ro de Mayo Luz Loreto”, en el que están han reflexionado sobre todo el tiempo en el que se hicieron daño, y lejos de hacerlo por rencor, lo hacen para liberar todo esos malos sentimientos que dañan sus almas y afectan a su hijo.

SANAN SU ALMA

Además, están alimentando su alma, que durante mucho tiempo estuvo hambrienta de espiritualidad y misericordia.

 

                                      –Doña Matilde y don Roberto han decidido dejar atrás el pasado

                                        y ver hacia adelante para ayudar su hijo que está enfermo.-

 

 Han decidido acercarse a Dios y superar juntos la inoportuna situación en la que se vieron en­vueltos que los mantuvo separado durante años, pero ahora todo ha cambiado y consideran que pue­den volver a vivir juntos sin hacer­se más daños.

RECIBEN APOYO

Eso y el apoyo de las personas que reciben en el refugio ha sido muy positivo en este nuevo cam­bio que están experimentando, y lo es más para su hijo, que rápida­mente se adaptó al ambiente y no le resulta difícil socializar con los demás, cuando antes era imposi­ble hacer.

“Yo le pido mucho a Dios por mi hijo y por nosotros. Somos humildes, no podemos pagar los tratamientos que mi hijo necesi­ta mucho, pero con su bendición, ahora está bien, ya no ataca a nadie y se lleva bien con todos”, dijo el señor Roberto.

UNA GRAN LECCIÓN

Esperan que esta lección los ayu­de de ahora en adelante en su vida, no quieren cargar con más odio y rencor en ellos.

Señalan que aunque su reconci­liación sea sólo como amigos, para ellos está bien, pues desde ahora suman otra persona que podrán ayudar en cualquier situación en la que requiera ayuda, y no es cual­quier persona, sino su hijo.

 

“Hemos decidido perdonarnos para poder sanar nuestras almas, y también para cuidar de nuestro hijo Adrián que nos necesita ahora más que nunca”.

Te puede interesar

Advertisement