Connect with us

Hola, que estas buscando?

septiembre 26, 2021

Columnistas

Enfrentando el duelo en cuarentena

Perder a uno de nuestros seres queridos en situación de confina­miento podría considerarse co­mo un trance inhumano.

Si ya es complicado enfrentar­se a la pérdida de un ser querido, la situación en la cual estamos in­crementa el dolor de las familias y allegados, dada la imposibilidad de realizar un funeral.

Tengamos en cuenta que prácticamente todos estamos transitando un duelo, el duelo de haber perdido nuestra rutina de la noche a la mañana, esto en sí ya se trata de una pérdida.

La ausencia en los últimos momentos: Lo que hace distinto este duelo no es solo el momen­to del fallecimiento, sino que este proceso de duelo empieza antes.

Es decir, el hecho de que no podamos acompañar a nuestro familiar en el hospital ni visitar­lo son factores que hacen que el duelo sea más complicado. Es probable que se nos quede un re­cuerdo negativo, hecho que com­plica el proceso de duelo.

Es fundamental que la perso­na sea consciente de que:

El hecho de no haberse despe­dido y de no haber acompañado a la persona en el hospital no quiere decir que no lo haya hecho duran­te todo su proceso vital.

Es importante que seas jus­tos con tus recuerdos y con la re­lación que tenías con esa persona.

No sólo debes recordar estos últimos días sino ver la relación que tenías con perspectiva a lo largo de toda una vida. Todo es­te proceso que estamos viviendo va a necesitar que nos adaptemos a estas nuevas circunstancias, y por ello vamos a tener que poner en marcha todas nuestras herra­mientas y fortalezas para preser­var nuestra salud mental y ayudar a los nuestros en estos momentos de incertidumbre y dolor.

En primer lugar, debere­mos ofrecerles contención y sos­tén emocional de la manera más empática posible. Tengamos en cuenta que se encuentran en confinamiento y no cuentan con el contacto afectivo de toda la fa­milia y amigos.

En segundo lugar, será funda­mental que la persona doliente realice un rito individual muy in­timo y personal, donde pueda ex­presar sus emociones.

En tercer lugar, debemos re­cordarle a la persona doliente que en algún momento va a po­der afrontar el duelo a nivel so­cial y podra recibir las muestras de afecto de familiares y amigos.

Te puede interesar

Advertisement