Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Familias afectadas por las inundaciones, ahora padecen por cobrar los apoyos federales. (Foto: Simón Hernández)

Enfrentan una doble angustia

Después de perder sus pocas pertenencias, esperan horas en largas filas para cobrar vales para reponer enseres.

TABASCO.- Como si la desgracia de repetir las inundaciones del 2007 y ver como sus enseres y animales de traspa­tio, eran arrasados por el agua, las familias afectadas por las inunda­ciones en Tabasco, ahora viven un doble martirio, esperando largas horas en las oficinas de Telecom, para hacer efectivo sus vales para reposición de enseres.

Doña Carmita Morales, habi­tante de la ranchería Aztlan 1ra. Sección, tuvo que cruzar en cayu­co para salir de su comunidad, en la oscuridad de la madrugada, en punto de las 4 de la mañana abor­dó un autobús, que sólo alcan­zo a llegar hasta el monumento a Tabscoob, donde habitantes de la ranchería La Manga, montaron un bloqueo en exigencia de ser empadronados.

“Desde allá caminamos has­ta el centro, porque estaba el blo­queo, yo tengo mala circulación, los pies se me hinchan; llevo seis horas más aquí parada, esperan­do que nos den una ficha, porque cuando llegamos, para eso de las 5 de la mañana, ya había gente,” re­fiere angustiada.

 

SE ACABA EL DINERO

Con su vale en mano, miles de ciu­dadanos recorrieron hoy las dis­tintas oficinas de Telecom, inten­tando cobrar sus apoyos de 10 mil pesos, muchos no lo lograron y es que en las distintas oficinas el pa­norama era el mismo, largas fi­las de personas, que eran avisa­dos que sólo repartirían entre 50 y 150 fichas y que debían esperar, pues no había dinero.

La mayoría viven un doble martirio, primero al perder sus pocas pertenencias y ahora para cobrar un vale.

 

EL MARTIRIO

Familias afectadas por las inundaciones, ahora padecen por cobrar los apoyos federales.

  • Esperan hasta seis horas en filas extensas para poder accesar a un Telecom.
  • Personas de la tercera edad enfermas se ven obli­gados a esperar con un in­tenso sol.
  • Personas de la tercera edad enfermas se ven obli­gados a esperar con un in­tenso sol.
  • Tienen que recorrer diver­sos Telecom al acabarse el dinero.¡