Conecta con nosotros
70 vistas -

Opinión

Enfermedades de la familia

Publicada

en

71 Visitas

Piense por un momento en personas a las que se les diagnostica cáncer, Alzheimer, esclerosis múltiple, o en discapacidades que afectan motriz y cognitivamente a niños. Es doloroso imaginarlo, pero es evidentemente peor vivirlo, porque estas enfermedades son de la familia completa, no solo de los que las padecen.

El sistema de salud mexicano dista mucho de ser parecido al de Dinamarca y resulta impensable el siquiera imaginar que puede ser similar. Porque los contextos son diametralmente diferentes y porque la corrupción en México es norma, mientras que en el mencionado país escandinavo es la excepción.

El sistema de salud mexicano necesita con urgencia tomar en cuenta a los familiares de los enfermos. Los hospitales públicos en todo el país tienen verdaderos “campamentos” frente a sus instalaciones, formados por personas que no pueden acompañar a sus familiares internados y que obviamente, no cuentan con recursos para pagar un hotel para dormir.

Ancianos y niños con discapacidad que requieren terapia diariamente y que duermen a la intemperie, comiendo “lo que hay” o lo que personas de buen corazón les llevan, haciendo sus necesidades donde se puede y viviendo un infierno en vida.

Estuve en el campamento del Hospital Gómez Maza en Tuxtla Gutiérrez, y lo que vi me parece doloroso, pero sobre todo preocupante, dada la falta de políticas públicas que atiendan este problema social, y de salud por las enormes implicaciones que significan para la sociedad en su conjunto.

Señores políticos y funcionarios públicos: hagan su trabajo, si no saben cómo hacer las cosas, pregunten a los expertos, dejen de dilapidar los recursos de la gente en ocurrencias y campañas adelantadas, inviertan los recursos en este tipo de soluciones, no en regalar dinero a la mano y por favor, la próxima vez que piensen en tomar un peso que no les pertenece, piensen en estas personas.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia