Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Urge un estudio de análisis de sangre para descartar cáncer y leucemia, que se derivan del tóxico.

Enferman fugas a ejidatarios

Cárdenas, Tabasco

Los llamados “pasivos ambientales”, que no son más que zonas de derrames de hidrocarburo que no han sido saneadas en tiempo y forma, no sólo representan daños a las tierras fértiles de los ejidos, pues además de dañar la fauna y flora de la región son un riesgo para la salud de los habitantes de las comunidades aledañas, por lo que es urgente su biorremediación.

José Candelero Pérez, de la Asociación Civil “Todos Por un Esfuerzo Social por los Pobres”, consideró lo anterior, al reiterar que las afectaciones por contaminación de suelos se pueden corroborar en las instalaciones del campo Sánchez Magallanes, en los ejidos Miguel Hidalgo y Costilla, Cuauhtémoc, y la colonia agrícola y ganadera El Retiro.

El también presidente de la colonia mencionada, destacó que se requiere de estudios y análisis de laboratorio en la sangre de los habitantes para descartar que algunos padecimientos de la zona como cáncer y leucemia, no se deriven de la presencia del crudo en los potreros donde pasta el ganado, y que los animales pudieran consumir agua contaminada.

MEGACHAPEROS
Afirmó que existen “chaperos” que abarcan hasta 40 hectáreas de terrenos, y que debido a los escurrimientos naturales poco a poco se extienden a otras parcelas, mientras que los funcionarios de Pemex sólo se limitan a rechazar las reclamaciones por los daños, y ni siquiera se preocupan por sanear los señalados y su entorno.

Por lo anterior, Candelero Pérez estimó que las manifestaciones de los hombres del campo continuarán, porque no se han cumplido las instrucciones del actual Presidente de México, de que si “hay algún daño, que se pague”, pues ni siquiera las áreas afectadas se han restaurado, y ocupan grandes extensiones de tierra que no pueden ser utilizadas.

Cárdenas, Tabasco

Los llamados “pasivos ambientales”, que no son más que zonas de derrames de hidrocarburo que no han sido saneadas en tiempo y forma, no sólo representan daños a las tierras fértiles de los ejidos, pues además de dañar la fauna y flora de la región son un riesgo para la salud de los habitantes de las comunidades aledañas, por lo que es urgente su biorremediación.

José Candelero Pérez, de la Asociación Civil “Todos Por un Esfuerzo Social por los Pobres”, consideró lo anterior, al reiterar que las afectaciones por contaminación de suelos se pueden corroborar en las instalaciones del campo Sánchez Magallanes, en los ejidos Miguel Hidalgo y Costilla, Cuauhtémoc, y la colonia agrícola y ganadera El Retiro.

El también presidente de la colonia mencionada, destacó que se requiere de estudios y análisis de laboratorio en la sangre de los habitantes para descartar que algunos padecimientos de la zona como cáncer y leucemia, no se deriven de la presencia del crudo en los potreros donde pasta el ganado, y que los animales pudieran consumir agua contaminada.

MEGACHAPEROS

Afirmó que existen “chaperos” que abarcan hasta 40 hectáreas de terrenos, y que debido a los escurrimientos naturales poco a poco se extienden a otras parcelas, mientras que los funcionarios de Pemex sólo se limitan a rechazar las reclamaciones por los daños, y ni siquiera se preocupan por sanear los señalados y su entorno.

Por lo anterior, Candelero Pérez estimó que las manifestaciones de los hombres del campo continuarán, porque no se han cumplido las instrucciones del actual Presidente de México, de que si “hay algún daño, que se pague”, pues ni siquiera las áreas afectadas se han restaurado, y ocupan grandes extensiones de tierra que no pueden ser utilizadas.

Link https://bit.ly/395rV9m