web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

300 empleos directos generaba esta planta pesquera.

Centla

En ruinas lo que fue la poderosa planta pesquera en Centla

Pertenece a la Administración Portuaria Integral de Tabasco; está a orillas del caudaloso río Grijalva. Ahora es refugio de malvivientes.

CENTLA.- Lo que un día fue la pode­rosa Planta Pesquera Tabasqueña, una de las principales exportadoras de camarón del país hacia el extran­jero, hoy está convertida en unas ruinas y en refugios de malvivien­tes, en unos terrenos que pertene­cen a la Administración Portuaria Integral de Tabasco (Apitab) y a ori­llas del río Grijalva, Aquí también se construyó en el 2011 un helipuerto que nunca funcionó como tal y solo fue una mala inversión.

En los últimos años de la déca­da de los 80’s, el puerto de Fronte­ra vivió uno de su mejores tiempos, pues por aquí se exportaban cientos de tonelada de camarón de línea ha­cia el extranjero, procesados en la Planta Pesquera Tabasqueña ubica­da al norte de Frontera a orillas del río Grijalva, pero por el mal mane­jo que a esta se le dio por parte sus directivos, esta se fue a la debacle y hoy lo que fue sus instalaciones es­tán convertidas en una ruinas.

En ruinas se encuentran las instalaciones.

 

Conocedores del potencial que tenía esta empresa que era propie­dad del gobierno del estado, gene­raba mas de 300 empleos directos, desde los que se encargaban de re­cibir los grandes barcos camarone­ros que arribaban al muelle de la empresa, hasta los que se encarga­ban de procesar y empaquetar los crustáceos y dejarlos listos para su exportación, pero debido a la co­rrupción todo esto se acabó.

La planta fue instalada en un terreno del Apitab.

 

 

HELIPUERTO ABANDONADO

En el 2011 la Apitab, que en ese en­tonces dirigía Jorge Berdón Ramos, con recursos del pago de un seguro por inundaciones del 2009 y 2019, se construyó un helipuerto en los terrenos de lo que fue la Planta Pes­quera Tabasqueña, pero que solo realizó unas operaciones de prueba y hasta la fecha fue abandonado, no contaba con permisos para su ope­ración y la SCT se lo canceló.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar