web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

En Reforma, Chiapas, alcalde rompe con Sana Distancia

El presidente municipal Herminio Valdéz Castillo obligó a empleados y beneficiados de la obra, a asistir a la inauguración sin respetar protocolo contra COVID-19.

En un acto por demás irresponsable y que atenta contra la salud de las personas, el presidente municipal de Reforma, Herminio Valdéz Castillo, exigió a sus empleados, a los beneficiarios y familiares de estos, a asistir al acto inaugural del “Corredor Gastronómico” en el parque de esta ciudad.

El edil chiapaneco, obligó a concentrar a más de 300 personas en tiempos de Coronavirus, algunas de ellas sin cubrebocas, además de no respetar la sana distancia, con la finalidad de ir a inaugurar una obra por demás repudiada por la mayoría de la gente del pueblo, ya que esta acción redujo una amplia calle y le quitó vista al parque central, se trata del denominado “Corredor Gastronómico”, pero la gente en burla y venganza le llaman “los gallineros” por la dimensiones que tiene.

Esta labor se realizó con dinero que Pemex otorga a este municipio petrolero, sin embargo, Valdéz Castillo la presume como propia.

En esta inauguración la cual ocurrió este sábado al medio día, el alcalde exigió a todos sus empleados a asistir, con la advertencia de que no hacerlo podrían ser despedidos, y a los beneficiarios de los puestos les ir con su familia, en donde se podían ver niños y personas de la tercera edad.

Un empleado que pidió guardar el anonimato señaló:

“Tengo a mi madre y a un hermano enfermo de Coronavirus en mi casa, yo no presento síntomas, pero aun así se que debo de guardarme en mi casa, le explique a la persona que nos pidió que debíamos llegar, una tal Dulce Quintero, mi situación y me dijo eran órdenes del presidente que si no iba me corrían y por miedo a que me corran tuve que llegar, si infecto a alguien y por mi culpa muere alguien quedará en la consciencia del presidente, y esto es una irresponsabilidad ya que sé que también tres de mis compañeros que tienen coronavirus fueron también obligados”, aseveró el trabajador.

En redes sociales usuarios recriminaron al alcalde esta acción derivado a que los fines de semana a través de la Dirección de Reglamento obliga a los negocios a cerrar a la una de la tarde y al que no obedece los clausura les impone severas multas, señalando de que si se trata de amigos o compadres ahí si se hace de la vista gorda.