web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

FERNANDO SÁNCHEZ TORRUCO

Tabasco

‘En el hospital me dijeron: si le damos de alta en tres días puede morir’

Con su fe en Dios y la atención de todo el equipo médico, hoy ha cambiado su perspectiva sobre la atención en el hospital ‘Juan Graham’.

VILLAHERMOSA. Fernando Sán­chez Torruco, un hombre de 55 años, es un vencedor del Covid-19, pero antes de serlo tuvo que lu­char consigo mismo, porque tenía miedo de acudir al Hospital Re­gional ‘Juan Graham Casasús’.

Pero hasta que un día los sínto­mas por el Coronavirus empeora­ron en su cuerpo y decidió acudir al hospital.

Con su fe a Dios y la atención de todo el equipo médico, además de los medicamentos que le su­ministraron, hoy ha cambiado su perspectiva sobre la atención en el ‘Juan Graham’.

Asegura que es un servicio de primera, con calidad, en donde pueden salvarse muchas personas contagiadas de Coronavirus si lle­gan a tiempo.

 

¿Qué se siente ser un paciente Covid?

Advertisement. Scroll to continue reading.

Empecé con mucha fiebre, tenía 14 horas continúas de tempera­tura; escalofríos, 25 minutos de pura tembladera que no podía controlar.

Me dieron Paracetamol y eso me tranquilizó un poco. Me hice una prueba rápida y salió que era positivo. Me recomendaron mis amigos doctores que me hiciera la prueba de PCR; independiente de la anterior, me insistieron en ir al hospital a internarme.

Pero yo tenía miedo por lo que había escuchado; mis amigos me decían que personas con marca­pasos y banda gástrica lo habían hecho y salieron vencedores, por lo que tuve que ir.

 

¿Te hospitalizaron?

Sí, con el temor decidí ir al ‘Juan Graham’; en el momento que me interné me revisaron, me sacaron sangre, me hicieron todos los es­tudios.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Le dijeron a mi mujer: señora su esposo se tiene que quedar, se le puede complicar en dos o tres días.

Para ese entonces también te­nía malestar estomacal, la tempe­ratura no bajaba de 38.

Entré al área de urgencias don­de me percaté que el equipo de protección de los médicos era como trajes espaciales.

Pero te soy honesto, lle­gué en algún momento a tener mucho miedo, quería pedir que me dieran de alta porque ya no quería estar en el hospital.

Los médicos me sentencia­ron: si usted se va, en tres días puede que fallezca. Y mejor me quedé quieto, recibiendo la atención de los médicos.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

¿Dónde te contagiaste?

No sé. Estuve haciendo una recapitulación de que iba al súper, procuraba ir temprano, con mi cubreboca y tomar to­das las medidas.

Me acordé que muchas personas no eran responsa­bles con las medidas de pre­vención, posiblemente en el súper me contagié, porque por más temprano que iba ya había filas y en muchos de los casos no guardaban la sana distancia.

 

¿Cómo fue la atención?

Estoy tan agradecido y bende­cido con el camillero, especia­listas, físicoterapeutas, son un equipo extraordinario.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Hay un psicólogo que te permite hablar con tus fami­liares una vez al día, a través de una tableta, para que no te sientas solo. La psicología es una parte primordial para las per­sonas y me ayudó mucho.

Me estuvieron checando constantemente. Por ejemplo, en el lado izquierdo te monito­rean todo. En un tobillo tenía el cinturón de la presión, se pro­gramaba cada media hora, me checaba la presión y la registra­ba, independientemente que tu­viera el oxímetro.

 

¿Cómo venciste al Covid?

Me dieron antibiótico, anticoagu­lante, retrovirales, me lo ponían en la vena. Estaban en constante comunicación conmigo; además tienen una cámara en el centro de control en donde te están moni­toreando, frente a tu cama.

Ven todos los movimientos que haces y si tienes una reacción negativa, te atienden.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Cuando salí del hospital des­pués de casi cinco días, di mi agra­decimiento a todas las personas y ellos me ofrecieron su cariño, lo que necesitara. Estoy agradecido. Es lo mejor que hay.

Yo le pedía muchísimo a Dios que me cuidara y escuchó mis oraciones. Yo llegué a tiempo, pero hay muchas personas que llegan tarde y es cuando tienen más complicaciones.

Te puede interesar