Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El Trife y el regreso del toro

Qué desconsiderados son los morenistas.

Sin medir apremios y temores de su dirigente nacional Mario Delgado, lo corrieron de su plantón ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

No entienden la situación del ex senador y diputado federal con licencia.

Cada vez lo aprieta más el patrón porque las cosas no han salido como las instruyó y eso pone en riesgo los resultados de junio.

Grave, porque puede haber consecuencias.

La menor es ser llamado a Palacio Nacional para un regaño con lenguaje y estilo tabasqueño, lo cual no se le desea a nadie.

O peor, días después recibir a su reemplazo.

Es la costumbre del presidente en turno.

Los de memoria recordarán 2009, cuando el priísmo arrasó y Felipe Calderón hizo a un lado del Partido Acción Nacional (PAN) a Germán Martínez Cázares. César Nava tampoco sobrevivió a las derrotas en 2010 y al desastre con sus acuerdos preelectorales en el estado de México con la priísta Beatriz Paredes. Hoy los apuros son para Mario Delgado. No le ha ido bien desde los procesos de selección de candidatos diversos y eso no le gusta a su jefe de Tepetitán.

Delgado no puede poner en riesgo al compadre por no presentar los gastos de precampaña y en esa tesitura están Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón. Más el guerrerense, según el proyecto filtrado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Porque el michoacano, guiño del Tribunal al presidente de la república, reportó extemporáneamente el dinero usado… pero antes de la decisión del INE. Vaya argumento, pues incumplió en tiempo y forma.

Los magistrados preparan su agua de inocencia, en realidad agua de borrajas, con la devolución de ambos casos al INE de Lorenzo Córdova para una revisión y segunda decisión. Es decir, regresan el toro vivo a los corrales del Instituto.

Ellos no quieren disgustar a la autoridad y allá el Instituto y los consejeros si van a fondo y aplican sanciones al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Si tal medida extrema se tomara, arderá Palacio Nacional y a esa pira podría ser lanzado Mario Delgado.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement