Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El Tabasqueño

«PINCHE CHINGÓN»

 

De acuerdo con la Real Academia Española (RAE) la palabra «pinche» tiene tres acepciones: 1. m y f. Persona que presta servicios auxiliares en la cocina; 2. Adjetivo calificativo: Tacaño, que escatima en el gasto; 3. Adjetivo despectivo: Ruin, despreciable.

Como apreciará el lector el tercero de los significados está considerado como un «adjetivo despectivo», que es igual a mostrar menosprecio y altanería hacia una persona, viéndo­lo desde la óptica de los conceptos, podemos concluir que Víctor Trujillo personificado en «Brozo, el payaso tenebroso» ejerció con amplitud la libertad de expresión, pero si en otras ocasiones ha utilizado una crítica que ralla entre el albur y la inteligencia, ahora lo hizo con un claro insulto al Presidente.

«Pinchear» a López Obrador más que afectarlo en su figura lo fortalece y lo victimiza ante la opinión pública, además los mexicanos le hemos dado a ese adjetivo un sentido sustantivo más que calificativo, por ejemplo: «pinche cabrón», «pinche chingón», «pinche desmadre», «pinche menso» y así in­finidad de atributos que no acaban en el léxico popular.

Pues el «pinche Peje» vino ayer a Tabasco y realizó una «pinche chin­gona» reunión de evaluación donde enmendó errores de un principio y se puso al «pinche día» con sus paisanos al anunciar un «pinche-putal» de din­ero para el estado, algo así como 14 mil millones de pesos para los «pinches tabasqueños» que se inundaron (has­ta cama y licuadora les van a dar).

Después se fue a Palenque y super­visó un tramo del «pinche Tren Maya» obra que va a todas «pinches madres» igual que Dos Bocas, el Istmo de Tehu­antepec, el aeropuerto Felipe Ángeles y el proyecto «Bosque de Chapultepec: naturaleza y cultura».

 

 

«Pinche Presidente chingón».

Te puede interesar

Advertisement