Conecta con nosotros

Opinión

El riesgo de una democracia de cuarta

Publicada

en

2482 Visitas

El capricho de llevar a cabo la revocación de mandato está causando serios problemas para el INE y por tanto, los mexicanos deberíamos estar muy atentos, porque si logran transformar nuestro órgano electoral en un apéndice del gobierno con consejeros a modo, pondremos en juego el futuro del país y nuestra democracia.

No darle recursos al INE es parte de la estrategia y el plan para desacreditarlo ante la ciudadanía, porque los expertos han asegurado que la planeación y ejecución de un ejercicio nacional debe realizarse con los mejores estándares.

Un ejemplo es la pasada consulta popular sobre los expresidentes, tampoco quisieron presupuestarle recursos y con ahorros el INE instaló un tercio de las casillas requeridas; todo para alcanzar un vergonzoso 7% de participación, muy lejano al 40% que se requería. Miles de millones de pesos de los mexicanos tirados a la basura. En aquél momento el gobierno utilizó estos resultados para golpear al INE, ¿no les suena parecida esta historia?

Sí, la historia se repite, sólo que ahora la situación del órgano electoral es muy diferente, en noviembre le recortaron por segundo año recursos multimillonarios, sin ninguna explicación. Y a ésto, se han sumado golpes mediáticos. El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados realizó una denuncia ante la FGR en contra de seis consejeros; y el representante ante el INE de MORENA, Mario Llergo, ha pedido que los consejeros renuncien a sus seguros de gastos médicos mayores y más prestaciones iniciando una fuerte campaña de desprestigio. Como si los centavos pudieran compensar los pesos que se requieren para el capricho de una consulta nacional.

Ahora, ¿qué hay en juego? No sólamente es la siempre abierta posibilidad de regresar al modelo del pasado donde Gobernación organizaba las elecciones, lo que sin duda, mataría los logros alcanzados en materia de participación ciudadana. También están en juego las próximas elecciones de 2022 que son la antesala para 2024. Para lo que se viene, les conviene un INE debilitado.

Tristemente, lo más importante para esta administración no es gobernar. Los mexicanos pedimos a gritos, en medio de una pandemia y tremendos problemas económicos y sociales, un gobierno que nos represente y trabaje para todos, que use la política para servir, no para servir exclusivamente en el propósito de perpetuarse en el poder.

Si algo podemos presumir los mexicanos es que somos libres, libres de ser, hacer y decidir, y no queremos que nada ni nadie lo ponga riesgo. Nuestro país no se merece una democracia de cuarta, nuestro país merece una sano equilibrio y respeto a nuestros órganos autónomos ¡La calidad de la democracia en México no tiene precio!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia