Conecta con nosotros

Analista

El regreso a los 80’s

Publicada

en

253 Visitas

Los que crecimos en esa década vemos la tecnología de hoy, la facilidad para comunicarnos, las redes sociales y las amplias posibilidades de entretenimiento, como algo milagroso. Sin detenerme en abundar mucho en los avances médicos, de movilidad y acceso a conocimiento e información, la globalización asaltó a nuestra generación de improviso, y pasamos de vivir en un mundo con teléfonos inalámbricos como la gran tecnología o computadoras que ocupaban todo un escritorio, a la era del Internet de las cosas, la información y conocimiento con solo poner lo que deseas saber en un recuadro, y a poder llevar a cabo transacciones financieras y comerciales alrededor del planeta de manera sencilla y hoy incluso, a través de los propios teléfonos inteligentes.

De pronto Rusia invade Ucrania y el mundo cambia de inmediato, poniendo a prueba la efectividad de esas herramientas creadas o consecuencia de la globalización, ante las sanciones anunciadas en contra del régimen de Vladimir Putin por parte de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Se prohibió prácticamente toda operación financiera desde y hacia Rusia, se congelan cuentas de rusos en el extranjero, a la vez de prohibir el uso del espacio aéreo de prácticamente toda Europa a aeronaves con matrícula rusa; y para generar división e “incomodidad” de los dueños del dinero en ese país, se prohibió incluso que yates y naves rusas atraquen en la mayoría de los puertos del mundo civilizado.

McDonald’s, quien fuera de las primeras empresas globales que llegó a Rusia tras la caída de la Unión Soviética vende su negocio en ese país. Google se declara en quiebra ante el bloqueo de sus cuentas del régimen ruso, Meta con todas sus plataformas es bloqueada por Putin por “esparcir” una mala imagen de su gobierno. El control de flujos y cambiario ha logrado frenar la devaluación del rublo, pero incluso ante situaciones como la venta de McDonald’s, el dinero no podrá salir del país.

El fin de la globalización en una región del mundo, que nos pone de manifiesto que hemos creado un monstruo que tiene vida propia o que nos enfrentamos a un caso que, aunque sea específico, puede demostrar que el extremo al que hemos globalizado todo en el planeta tal vez no sea tan sano. Rusia contra el mundo y contra el sistema global. ¿Por quién apuesta usted?

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia