Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El preámbulo de una guerra

La política es una guerra y las elecciones uno de sus campos de batalla y ya comenzó la carrera por el poder a nivel nacional, dado que este 2021 se llevarán a cabo los comicios más grandes de la historia del país.

En una esquina MORENA/AMLO. Si, el presidente López Obrador sigue fuerte en las preferencias y ánimo de un segmento de la población a pesar del desgaste natural del ejercicio del poder y de desatinos importantes en decisiones en materia económica, de manejo de la pandemia, iniciativas en materia energética y de exponerse diariamente a los medios en sus conferencias mañaneras.

Pero hace algo de manera magistral: manejar la narrativa.

Si, la ha convertido en casi un dogma para muchos de sus seguidores que no dejan de apoyarlo pase lo que pase porque está basada en la gran verdad de que México ha sido saqueado por políticos corruptos.

Mientras siga siendo esto algo con lo que la mayoría de las mexicanas y mexicanos estén de acuerdo, todo tipo de falla que el mismo presidente cometa, la referirá como consecuencia de lo que “La Mafia del Poder” hizo en el pasado.

En la otra esquina, el PRI, PAN y PRD en coalición como los únicos con posibilidades de competir espacios importantes, pero con la maldición de haber sido ya descalificados por el Presidente, como una “Alianza del Mal” que sólo se unen para recuperar beneficios perdidos, seguir robando y mantener a la corrupción como modo de hacer política.

Si en el pasado el Presidente los señaló como el “PRIAN”, y los calificó con todo tipo de argumentos negativos por su todavía existencia, pues al aliarse de manera “oficial”, le dieron dientes a la ya poderosa narrativa del Presidente.

Así que estamos por ver el papel de los “partiditos” que sólo pueden pulverizar la votación en la lógica de que algunos votantes ya no simpaticen con MORENA, pero no estén dispuestos a dar su voto a los “malosos del pasado”. Bajo este escenario estos partidos de juguete van a definir el resultado de la elección si muchos switchers no razonan bien su voto y siguen inventando “lógicas” nuevas para “equilibrar” a su juicio la balanza del poder.

Se avecina la guerra, pero ya comenzaron las batallas. ¿Quién será mejor estratega?

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement