Conecta con nosotros
3 vistas -

Vivir Bien

El placer de viajar

Descubre los beneficios psicológicos que conlleva realizar esta actividad.

Publicada

en

¿Quién no disfruta de un buen viaje a una ciudad en la que nunca había estado? Viajar es una gran motivación, además de una fuente de alegría, reflexión y autodescubrimiento. Viajar nos permite explorar nuevos climas y culturas, sumergirnos en ellos y estimular nuestra mente.

Existe una extensa literatura científica en torno a los beneficios psicológicos y emocionales del buen hábito de viajar.

Estudios han descubierto que el sentimiento de felicidad se encuentra en el registro de recuerdos y experiencias relevantes para nosotros, y cuya máxima expresión son los viajes.

El hecho de viajar a distintos lugares del planeta no es por sí mismo un factor que explique una mayor longevidad, pero sí parecen claros los beneficios psicológicos que nos reportan las experiencias adquiridas durante los viajes. Estos sí pueden mejorar nuestra calidad de vida y, en última instancia, alargar la cantidad de días que vivimos.

Si has tenido en alguna ocasión una crisis existencial, te habrás dado cuenta de que en ocasiones necesitamos un cambio en nuestras dinámicas diarias. En este sentido, viajar puede ayudarnos a recuperar la fe en nosotros mismos e incluso a superar las malas épocas.

1.- ADIÓS ESTRÉS Y ANSIEDAD Las exigencias laborales, y el ritmo de vida frenético nos causan estrés. Con un viaje, desconectamos de todas estas angustias diarias y nos enfocamos a vivir el presente.

2.- APRENDES A RESOLVER PROBLEMAS A lo largo de un viaje, nos obligamos a salir de nuestra zona de confort. Vivirás ciertas experiencias en que deberás tomar decisiones y resolver problemas.

3.- AMPLÍA TUS HORIZONTES Viajar es la mejor solución para deshacerse de estereotipos y prejuicios. Estos nos hacen sentir recelo ante las personas y nos alejan de la posibilidad de conectar con gente nueva.

4.- AUTODESCUBRIMIENTO Realizar un viaje emocionante es la mejor forma de conocerse a uno mismo. Abandonamos e nuestro contexto diario, lo que nos puede ayudar a saber quiénes somos y qué queremos.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia