Conecta con nosotros

Doblefilo

El pecado de ser “chairo”

Publicada

en

271 Visitas

A ojo de buen cubero, este su servidor ha dedicado 50 años de su vida a la gramática. Digamos que este arte lleva la comida a su casa noblemente. En ese larguísimo tiempo, solo ha agregado dos palabras a su léxico. AMLO le enseñó en sus “mañaneras” la palabra “huachicol”.

Y más de 20 millones de enemigos (de AMLO) le enseñaron la muy despectiva palabra “chairo”. ¿Por qué le interesa a este periodista que se sepa esto? Porque eso lo ayudará a explicar los horrendos agujeros culturales que tenemos en Tabasco.

UNO: Aquí en Chocolandia, la mayoría de los “columnistas” piensa todos los días que el éxito de sus espacios de opinión tiene que llevar una necesaria carga de agresión para que volteen a verlos…

DOS: Hace muchos años, un estupendo comunicador de apellido Martínez, empleado de una televisora, le fue requerida su opinión sobre cierto prospecto muy capaz y de altísimo nivel…

TRES: Mi amigo, honestísimo, se deshizo en elogios para el candidato a contratar. Expuso sus mejores gracias y cuando estaban a punto de contratarlo, otro negativo integrante del “polítick buró” de la empresa. pidió la palabra para “desdecir” a Martínez:

CUATRO: “Admito -dijo con voz engoladaque mi compañero Martínez, muy amigo mío en lo personal, quizá esté deslumbrado con su “recomendado”, pero yo disiento de este individuo. Para mí es un homosexual declarado”…

CINCO: Ahí murió de amor la desdichada Elvira. El recomendado de mi amigo no pasó el examen porque aquel empleado de alto rango, advirtió a la empresa que iba a contratar a un “shoto”. Y las “buenas conciencias” echaron para atrás la contratación de un talentoso pero afeminado crítico. A los dueños de los medios no les gusta la gente decente, les gustan los “golpeadores”. Con estos se abren las más cerradas voluntades…

SEIS: Por lo demás, este su servidor acepta que -personalmente- “está dentro del rango de la palabra “chairo”, porque su proyecto desde hace 22 años es AMLO. Y por lo tanto es “chairo” le guste o no. (Ni pedo)…

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia